Beneficiada. María Aracely Mejía Elías, de 83 años, fue una de las beneficiadas con este proyecto de la municipalidad, a través del cual se ayudó a familias que habitan en terrenos del Estado por varias décadas.

30
las familias que fueron beneficiadas con la entrega de escrituras.
Después de habitar por más de 30 años en predios propiedad del Estado y de forma ilegal, 30 familias recibieron sus títulos de propiedad con los cuales podrán mejorar sus viviendas sin el temor a ser desalojadas.

Diferentes entidades gubernamentales y locales asistieron al Parque Botánico de Acajutla para hacer efectiva la entrega de documentos a representantes de cada uno de los 30 hogares de las comunidades Bodega San Roque, Casa de la Estación y El Zope, todas de ese municipio.

El alcalde de Acajutla, Darío Guadrón, dijo que desde hace meses se comenzó a analizar la situación legal de las familias residentes en esa comunidades y se determinó que carecían de documentos que comprobaran la tenencia de lotes que habitan.

Entonces, explicó el alcalde, se coordinó con las diversas instancias de gobierno en busca de agilizar sus escrituras para que cada familia tenga seguridad jurídica de sus inmuebles.

El sueño de esas familias se hizo realidad cuando de manos del titular del Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano (VVDU), José Roberto Góchez, y otras autoridades del gobierno central y municipales recibieron sus escrituras.

Una de las más emocionadas al recibir su documento fue María Aracely Mejía Elías, de 83 años, quien llegó de Acajutla hace más de 30 años procedente de Ciudad Arce, La Libertad. Junto a varios familiares se instalaron en una lote propiedad del Estado en la zona conocida San Roque y siempre estuvieron pendientes por su situación ilegal.

Ella vive con su hijo y considera que ya tendrá un lugar que dejarles a sus nietos cuando falte: “Este es el regalo de Navidad adelantado, me siento feliz porque a mis 83 años tengo mi casita donde pasaré mis últimos días”.

El alcalde señaló que se están haciendo esfuerzos por apoyar a más familias de Acajutla que se encuentran en similares condiciones que las personas que recibieron sus títulos.

“Sabemos de la importancia que tiene un documento, eso faculta a cada familia gestionar créditos del sistema bancario y con ello mejorar su situación económica”, dijo Guadrón.