Aconsejan. Hacer tres tiempos de comida formales y dos refrigerios, con alimentos que sean de acceso a cada madre, en lo posible.

“Es importante que después del parto la mujer se sienta apoyada, incluso en la preparación de alimentos...”
CALMA
Las mujeres lactantes que amamantan de manera exclusiva durante los primeros seis meses pierden mucha energía a través de la producción de leche y las diferentes actividades diarias, por lo que es necesario que su alimentación tenga los nutrientes adecuados para que su salud no se vea afectada, no solo en el aspecto físico sino también emocional.

En el amamantamiento surgen preguntas, dudas e inquietudes con respecto a lo que se debe o no comer: ¿Qué y cuánto? ¿Evito consumir algunos alimentos que pueden dañar al bebé? ¿Qué comer para tener más leche?

A la Clínica de Consejería de CALMA llegan muchas madres ansiosas y estresadas porque quieren producir más leche y desean saber qué alimentos le pueden ayudar; al preguntarles acerca de su alimentación expresan: “No sé qué comer, me han evitado casi todo durante tres meses, porque dicen que lo que yo como le da cólicos al bebé y le puede provocar alergias”. Un alto porcentaje de las madres consultantes ya alimentan de manera mixta a sus bebés, es decir, leche materna y fórmula.

Alrededor de la alimentación de la madre existen mitos, creencias y costumbres que pueden influir en su salud, es aquí donde el apoyo de la familia es clave para las decisiones que ella tome basada en recomendaciones adecuadas.

La familia debe alentar a un consumo de alimentos balanceados y nutritivos, evitando la restricción a cierto tipo de alimentos durante la llamada “dieta de los 40 días”.

Es importante que después del parto la mujer se sienta apoyada, incluso en la preparación de alimentos, ya que este es un buen momento para compartir la llegada de un nuevo miembro a la familia.

Mitos

• ¿Hay que tomar mucho chocolate para producir más leche? El chocolate por la cantidad de grasa puede producir estreñimiento a la madre, así como cólicos y alergias al bebé en el futuro, por lo que se recomienda evitarlo.

• ¿Comer solo tortilla tostada con queso duro? Esto no le ayuda en la nutrición de la madre, ella necesita comer de todos los alimentos.

• ¿No hay que comer cebolla ni ajo porque le cambia el olor y sabor a la leche? Eso sucede si se comen en exceso, pero no con lo que se utiliza en la preparación de los alimentos.

• ¿Debo tomar solo sopa de gallina india? Sí puede tomarla dentro de su alimentación común, pero no como único alimento.

Recomendaciones

• Hacer tres tiempos de comida formales y dos refrigerios, con alimentos que sean de acceso a cada madre, en lo posible incluir de todos los grupos de alimentos: cereales como pan, pasta, arroz, tortillas; legumbres como frijoles (molidos y colados); comer frutas y verduras, y de vez en cuando algún producto animal como pescado, carnes, huevos o lácteos.

• Si la madre lactante tuviese intolerancia a algunos alimentos como brócoli, repollo o coliflor, por la producción de gases, es recomendable evitarlos en ese periodo, ya que su efecto le causará molestias también al recién nacido.

• Evitar el consumo de azúcar y grasas de origen animal en exceso, las bebidas gaseosas, café y alimentos condimentados en exceso o con picante.

• Evitar hábitos nocivos a la salud como la ingesta de alcohol, el efecto puede ser perjudicial en la salud del recién nacido.

• Si no puede dejar de tomar leche, prefiérala descremada o sustitúyala por otros lácteos.

• Tomar suficientes líquidos, agua, refrescos naturales, atoles, sopas de hojas verdes (mora, chipilín, acelga, espinacas). Esto no para producir más leche, sino para hidratarse, la sed de la madre determinará la cantidad de líquido a ingerir.

• Si al comer algún alimento usted nota algo diferente en el comportamiento del bebé, en el color o consistencia del excremento, deje de comer ese alimento y consultar al profesional médico.

Recuerde que amamantar no significa que durante este periodo usted deba sacrificarse con alguna dieta en particular, puede comer en pocas palabras “lo de siempre”, siguiendo las recomendaciones anteriores.