Apoyo. La ratificación del acuerdo de reforma constitucional requiere de una votación calificada (56 votos) en el Salón Azul.

La comisión de legislación y puntos constitucionales de la Asamblea Legislativa dictaminó ayer favorable la ratificación del acuerdo de reforma a la Constitución de la República relacionada con el derecho a la alimentación y al agua.

El dictamen favorable contó con los votos del FMLN, GANA, PCN y CD. ARENA no votó. La ratificación a la enmienda constitucional requiere de 56 votos, por lo cual la bancada Unidos por El Salvador, que no tiene presencia en la comisión, será clave en la votación a realizarse en la sesión plenaria del próximo viernes.

El jefe de bancada de Unidos por El Salvador, Rigoberto Soto, dijo ayer que no comprometía sus votos, pues recordó que la fracción no tiene representación en la comisión, por lo que requiere estudiar el acuerdo de reforma.

El congreso aprobó en abril de 2012, casi al final del período de la pasada legislatura, un acuerdo de reforma al artículo 69 de la Carta Magna para asegurar a los ciudadanos salvadoreños el derecho a la alimentación y al agua.

“Toda persona tiene derecho a una alimentación adecuada. Es obligación del Estado crear una política de seguridad alimentaria y nutricional para todos los habitantes. Una ley regulará esta materia”, dice el artículo 69 del acuerdo de reforma constitucional relacionado con el derecho a la alimentación.

El acuerdo constitucional sobre el derecho al agua, por su parte, establece en el último inciso del citado artículo que “el agua es un recurso esencial para la vida; en consecuencia, es obligación del Estado aprovechar y preservar los recursos hídricos y procurar el acceso a los habitantes. El Estado creará las políticas públicas y la ley regulará esta materia”.

La comisión de medio ambiente y cambio climático del parlamento discute actualmente un anteproyecto de ley de aguas (lea el recuadro adjunto).

ARENA advirtió ayer que esta reforma será letra muerta, porque se crean compromisos serios a los gobiernos. “La reforma dice que es una obligación del Estado (dar alimentación y el agua), se está comprometiendo enormemente. Va a ser letra muerta”, dijo el diputado arenero Julio Fabián.

El FMLN rechaza, por su parte, los argumentos de ARENA. “Si ellos tienen esa opinión, es lamentable, porque están en contra de la vida de la persona. El agua y la alimentación son la vida de las personas”, dijo el diputado efemelenista Jaime Valdez.

La ratificación de la reforma al derecho a la alimentación y al agua debe darse en esta legislatura; de no existir los votos suficientes para lograrse la ratificación, el acuerdo de reforma se perderá y el parlamento tendrá que crear uno nuevo si lo requiere.