La constructora italiana Astaldi dejó los trabajos en la presa El Chaparral con 33 % de avance, afirmó ayer la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL). Según los funcionarios de la autónoma, los italianos defienden que llegaron hasta 40 %. Astaldi construyó el túnel que desvía el río, el pozo para la casa de máquinas, los tubos de fuerza, que incluyen un tubo de salida y puertas de entrada.

Ayer, CEL informó que la empresa Intertechne se encargará de perforar 12 puntos del sector y de hacer cuatro inyecciones de “lechaje”, una prueba que sirve para confirmar la resistencia física que tendrá la presa.

Según Rodolfo Cáceres, funcionario de CEL, esto es el equivalente a las pruebas de suelo que se hacen en otras obras de ingeniería. “Las perforaciones son para conocer los diferentes niveles de roca y las propiedades de esas rocas, porque esos datos se le pasan al diseñador de la presa, y él determina cuáles son las dimensiones de la presa, qué tan ancha va a ser”, dijo el encargado del proyecto.