Luto
El presidente Barack Obama ordenó cuatro días de luto nacional para honrar a las víctimas. Las banderas ondearán a media asta en los edificios y lugares públicos, así como en las bases militares y navales y sedes diplomáticas.
Medios estadounidenses dijeron que el autor empleó tres armas semiautomáticas, dos pistolas y un rifle, y acudió vestido con ropa negra y de camuflaje militar y equipado con un chaleco antibalas. La policía asegura que ningún agente llegó a realizar disparos, por lo que se trabaja con la hipótesis de que el autor se quitó la vida.

La pequeña ciudad estaba ayer llena de policías, bomberos, personal de servicios de emergencia y periodistas.

Algunas iglesias, como la episcopal de St. John, tenía sus puertas abiertas para que los fieles acudieran a aliviar su dolor.

“Es horrible, es todo lo que puedo decir”, señaló un vecino de Newtown, Dan, quien consideró que el autor debía ser “un loco, con algún tipo de enfermedad mental”.

Confirman víctimas

El teniente Paul Vance, de la Policía de Connecticut, confirmó que en el colegio murieron 18 niños, así como seis adultos y el presunto autor del tiroteo. Otros dos niños fallecieron en el hospital y otro adulto fue encontrado muerto en una “escena secundaria”, en un lugar no identificado.

Todos los niños fallecidos tienen edades comprendidas entre cinco y 10 años. Entre los adultos muertos están la madre del sospechoso, el director del colegio y un psicólogo.