El Tesoro italiano colocó el máximo de 8,500 millones de euros ($11,439 millones) que ofrecía en bonos a 12 meses a un interés superior en 0.23% al registrado en la última subasta de este tipo, situándolo de nuevo por encima de la barrera del 1% de rentabilidad, informó el Banco de Italia.

En concreto, Italia consiguió adjudicar el máximo de bonos a un año que ofrecía a un rendimiento del 1.094%, frente al 0.864% fijado en la subasta equivalente del pasado 10 de enero, que había supuesto un mínimo desde comienzos de 2010.

De estos bonos anuales, los inversores demandaron este martes 11,742,5 millones de euros ($15,801 millones), 1.28 veces más que la oferta y la posterior adjudicación.

Esto supone una ligera caída en la demanda de este tipo de bonos italianos, pues en la subasta de enero pasado, cuando se ofrecía la misma cantidad, la demanda fue 1.79 veces superior.

Este ligero repunte en la rentabilidad que Italia tiene que pagar por adjudicar sus bonos anuales llega en un momento en el que se vuelve a incrementar la presión en el mercado secundario sobre la deuda italiana.