El presidente de Bolivia, Evo Morales, decretó el incremento del 8 % al salario básico y de 20 % en el mínimo nacional, por encima de la inflación del 4.5 % reportada oficialmente en 2012, informó el titular del Ministerio de Economía, Luis Arce.

El alto funcionario indicó en una rueda de prensa a los medios que el 8 % se aplicará en las instituciones estatales y será la base de la negociación en el sector privado, como es habitual.

El decreto tendrá una aplicación retroactiva a enero.

El sueldo medio en Bolivia ronda los $590 y el mínimo es de $144 y con el aumento del 20 % subirá a $172.

Arce dijo, además, que hay muchas peticiones de sectores para que se incremente el salario del presidente Morales, de poco más de $2,100, debido a que ningún funcionario puede ganar por encima de ese monto, salvo ejecutivos de empresas estatales. Sin embargo, señaló que no se tomó ninguna decisión al respecto.

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB), Daniel Sánchez, declaró que el sector privado hará un “esfuerzo adicional” este año para pagar el aumento del 8 %, tres puntos por encima del 5 % que proponían los empresarios para cubrir la inflación acumulada en 2012.

Morales se reunió anoche con Sánchez y el directorio de la CEPB para lograr el acuerdo y la semana pasada hizo lo propio con los dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB).

No obstante, la CEPB pidió además a Morales que en adelante se haga una negociación para acordar el aumento de salarios por un periodo de varios años, pero que responda a un análisis y a una planificación.

“Se le ha explicado al presidente que no todos los sectores han tenido el mismo crecimiento y no todas las empresas del país son grandes, sino que hay una gran cantidad de medianas y pequeñas que son las que más sufren por este tipo de incrementos”, dijo Sánchez.