Estados Unidos alertó ayer a México sobre el incremento de demoras en el flujo fronterizo. “Ello se deriva de los límites que la situación actual impone al manejo de personal de dependencias de Estados Unidos correspondientes”, dijo el Gobierno.

Las autoridades estadounidenses estiman que habrá “de manera gradual mayores tiempos de espera en los cruces fronterizos entre ambos países en dirección sur-norte”, por lo que se recomendó a los mexicanos tomar las precauciones.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó el viernes en la noche las medidas de austeridad, tras fracasar las negociaciones con los líderes del Congreso. La legislación obligaba a Obama a firmar una orden para que se dé inicio a los recortes antes del fin del 1.º de marzo. El Estado deberá ahorrar $85,000 millones del presupuesto, alrededor del 0.5% del Producto Interno Bruto (PIB). Esto representará un recorte en numerosos servicios, desde el control fronterizo hasta el instituto meteorológico o el organismo para el control de la pesca.