De fiesta. Los niños de la colonia Las Américas pudieron disfrutar de una fiesta, cortesía de la Barra Brava de Alianza.

La Barra Brava de Alianza cambió por un día los cánticos, tambores y gritos de aliento hacia su equipo en las gradas del estadio por música, piñatas y juegos para los niños de la colonia Las Américas, en Nejapa. Esto como parte de la proyección social que pretende realizar como barra organizada.

De esta forma busca botar la idea de que esta barra es violenta y problemática debido, precisamente, a su nombre confrontativo. Al lugar llegaron niños de escasos recursos de la comunidad junto con sus progenitores. Este lugar es conocido por encontrarse cerca del basurero municipal de Nejapa, por lo que muchos de los padres de estos niños se dedican a la recolección y reciclaje de la basura.

Más de 50 niños pudieron disfrutar de una celebración en donde los aficionados albos llevaron payasos, refrigerios, piñatas, pelotas, música y dinámicas para los pequeños.

“Lastimosamente, la gente nos confunde con radicales y violentos solo por nuestro nombre y no es así. Ahora estamos demostrando y dando un primer paso para dar una proyección social que vamos a continuar el otro torneo”, dijo Carlos Gutiérrez, miembro de la Barra Brava.

De esta forma esperan no solo contribuir a la sociedad, sino también cambiar el concepto que tiene la gente de esta barra como “radical”.

La Barra Brava cuenta con casi 200 miembros que en cada partido apoyan a viva voz al conjunto paquidermo, que este día buscará sumar una corona más a sus vitrinas y darle una alegría más a su enorme afición.

“Lo que esperamos para mañana (hoy) es ganar y poder celebrar con toda la afición en plaza Salvador del Mundo”, agregó Adonai Gómez, también miembro de la Barra Brava