Sector financiero. Tres de los principales bancos lograron alimentar el optimismo de los inversionistas. Apple hizo lo suyo también.

El Dow Jones de Industriales, el principal índice de Wall Street, cerró con un descenso del 0.17% arrastrado por la caída de Boeing y pese a los resultados bancarios, mientras que Apple recuperó los $500 por acción.

Ese índice, que agrupa a 30 de las mayores empresas cotizadas de EUA, alcanzó 13,511.23 unidades. El selectivo S&P 500 subió un marginal 0.02% (0.29 puntos) hasta 1,472.63, y el índice compuesto Nasdaq avanzó el 0.22% (6.76 puntos) hasta 3,117.54 unidades.

El Dow Jones se vio lastrado por la caída del 3.38% que sufrió la aeronáutica Boeing después de que el aterrizaje de emergencia de un 787 en Japón por un fallo técnico llevase a las aerolíneas niponas a suspender temporalmente las operaciones con este avión.

El retroceso se vio contrarrestado por el fuerte avance del 4.1% de la tecnológica Hewlett-Packard después de que se publicase que ha recibido ofertas por sus divisiones Autonomy y Electronic Data Systems, aunque la compañía negó que esté estudiando deshacerse de ellas.

También incidió el ascenso del 1.01% que se anotó JPMorgan Chase, el mayor banco de EUA, por activos. Así, elevó su beneficio neto un 12% hasta alcanzar un récord de $21.284 millones en 2012.

La reactivación de la temporada de los resultados empresariales también vino de la mano del banco de inversión Goldman Sachs, que subió un sólido 4.06 % tras informar que se anotó un beneficio de $7,480 millones en 2012, 68% más que 2011.

Nasdaq consiguió desmarcarse de los números rojos gracias en esta ocasión a la subida del 4.15% de Apple, que reconquistó los $500 por acción y recuperó parte del terreno perdido los últimos dos días debido al miedo al descenso de la demanda del iPhone 5.