Este año la economía sigue condicionada por el desempeño en Estados Unidos y por los vínculos comerciales con otros países, a través del comercio.

El Banco Central de Reserva (BCR) prepara el informe para el cierre del año y según los cálculos trimestrales, la economía ha tenido una variación positiva del 0.9% a octubre, en comparación mismo mes del año pasado. Este cálculo se hace con el Índice de Volumen de Actividad Económica (IVAE), que sirve para prever cómo cerrará la producción interna al final del año.

En comparación con otros países de Centroamérica, El Salvador lleva una notable desventaja. Guatemala, por ejemplo, el segundo crecimiento más bajo, tiene una variación de 3.4%. El dato más favorable es de Nicaragua, que tiene un 6.5% a octubre.

El Gobierno mantiene su previsión de que el Producto Interno Bruto (PIB), para 2012, crecerá entre 1.3% y 1.7%. Se puede aspirar a una cifra más alta si Estados Unidos continúa mejorando su situación interna. “El Gobierno tiene que poner todo su esfuerzo en impulsar las políticas domésticas que permitan dinamizar lo más que se pueda el crecimiento, pero en una economía pequeña, abierta, dependiente como El Salvador, cualquier tsunami externo nos barre”, dijo Carlos Acevedo, titular del BCR.

Estados Unidos es el principal comprador de los bienes salvadoreños y, a la vez, la fuente más importante de remesas familiares. “Si ocurriera otra recesión, Estados Unidos y la economía sufrieran la caída de remesas y de exportaciones, que se dio en 2009; todas las medidas que estamos tomando serían barridas”, continuó Acevedo.

En el transcurso del año, ya se han observado efectos por la lentitud con la que la unión norteamericana se recupera de la crisis previa. Las exportaciones de café, azúcar y camarón han caído 20.1%, mientras que las de textiles y confección, un 2.5%. “El impacto que eso (una segunda recesión) le da a la economía no se compensa con un aumento de la producción por política doméstica, estamos a merced de las condiciones externas, más que otros países”, expresó Acevedo.

Hay otros síntomas de mejoría, por ejemplo, el crédito que se entrega al sector privado. En octubre se reporta un crecimiento del 6.8% en comparación al mismo mes de 2011, pero para Acevedo es probable que se haya destinado para consumo y no producción.

Finalmente, las expectativas de inversión son bajas para 2013, por la campaña electoral. Pero, por ahora, “los inversionistas que han mostrado interés son de hoteles, porque son dos o tres inversiones de $25 millones”, según Acevedo.