Aliados. El presidente venezolano, Hugo Chávez (centro), posa con varios mandatarios durante una reunión de ALBA en 2008 en Caracas. A la izquierda, el expresidente hondureño Manuel Zelaya.

$500
millones se calcula que maneja el Gobierno de Nicaragua, a través de empresas privadas, donados por Venezuela.
“Esperamos poder concluir todos estos procesos para poder sentar un precedente.”
Nelson García
viceministro de Transporte
“Esperamos que nos notifique para que hagamos un juicio justo. Tenemos causa más que justificada.”
Elizardo González Lovo
AEAS
La aparente gravedad de la enfermedad de Hugo Chávez plantea interrogantes para un posible futuro del bloque “bolivariano” sin el presidente venezolano. ¿Qué pasará por ejemplo con las ayudas a Cuba si Chávez no está? De forma explícita o no, en las capitales de la órbita chavista se sigue estos días con especial atención lo que ocurre en La Habana.

Cuba es uno de los países que más depende de la cooperación venezolana. El gobierno de Raúl Castro recibe unos 100,000 barriles de crudo al día desde Caracas en condiciones muy favorables, que La Habana retribuye sobre todo con servicios médicos (blogueros cubanos apuntaban estos días al propio Chávez como uno de los miles de venezolanos beneficiados por la medicina cubana).

“La integración energética y el intercambio de petróleo por servicios de salud y educación entre Cuba y Venezuela son la columna vertebral de ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América)”, dijo Arturo López Levy, experto en temas cubanos de la Universidad de Denver, en Estados Unidos.

Interés

El hecho de que la televisión estatal interrumpiese su programación para transmitir en vivo el mensaje de Chávez, algo poco habitual en la isla, fue interpretado como un indicio de la importancia de lo ocurrido.

Los periódicos Granma y Juventud Rebelde, los principales de la isla, reprodujeron en los siguientes días íntegramente las palabras de Chávez. El líder venezolano habló el sábado por primera vez de la posibilidad de que no pueda seguir en el poder y apuntó a su vicepresidente, Nicolás Maduro, como posible sucesor.

La posible salida del poder de Chávez “marcaría el inicio de una política distinta de Raúl Castro”, consideró Alfredo, un habanero de 36 años.

De lo contrario, la eventual falta de Venezuela como socio comercial podría “retrotraer” a la isla a los duros años del “periodo especial” de los años noventa, apuntó.

Bloque soviético

La desaparición de la Unión Soviética, que dio inicio al “periodo especial”, representa la dolorosa experiencia para Cuba de perder a su principal socio comercial. La isla estuvo al borde del colapso durante el “periodo especial”. El país, que todavía no se ha recuperado del todo de esa crisis, tiene aún pendiente la reestructuración de su economía.

“Con Chávez o sin Chávez, Cuba tendrá que profundizar su transición a una economía mixta y la apertura al capital externo”, evaluó López Levy. La “actualización” del modelo económico cubano impulsada por Raúl Castro en los últimos años apunta al objetivo de diversificar las fuentes de la economía cubana.

Nicaragua

También en Nicaragua se ha registrado preocupación por la enfermedad de Chávez. El gobierno de Daniel Ortega recibe millonarias ayudas de Caracas desde 2007. “Una ausencia definitiva de Chávez plantearía distintos escenarios, todos adversos para Ortega, que ya no tendría un aliado incondicional en Venezuela”, dijo el lunes el exvicecanciller y diputado Víctor Hugo Tinoco, del Movimiento Renovador Sandinista (MRS, izquierda).

El gran problema del gobierno de Ortega es la “dependencia altísima que Nicaragua tienen de la cooperación venezolana”, subrayó. Tinoco cifró en unos $500 millones la ayuda que el Gobierno maneja a través de empresas privadas.

Chávez, en el poder desde 1999 en Venezuela, es el gran impulsor del bloque de izquierda “bolivariano” en Latinoamérica. Bajo su influencia nacieron foros continentales como ALBA o recientemente la CELAC, que buscan alejar a la región de la órbita de Washington.