La bolsa de Sao Paulo cerró ayer con una bajada del 0.26% en su índice Ibovespa, que se situó en los 59,316 puntos, presionado por la devaluación de los títulos de las papeleras así como por noticias externas.

La agenda económica positiva en Estados Unidos, con un pedido de 343,000 subsidios de desempleo en la semana anterior, 32,000 menos de los esperados por el mercado, motivó a los inversores brasileños al comienzo del día.

No obstante, en la plaza repercutió negativamente que la agencia de calificación de riesgo Standard and Poors (S&P) anunciara que mantiene la calificación de triple “A” sobre la deuda soberana del Reino Unido, aunque revisó su perspectiva de estable a negativa.

A ese escenario se sumó la depreciación de los títulos del sector papelero y de celulosa, lo que dejó al mercado cauteloso y empujó al Ibovespa a la zona negativa.

Las acciones preferenciales de la papeleras Klabin y Suzano encabezaron las pérdidas de la sesión con retrocesos del 4.67% y el 4.15% respectivamente, seguidas por las ordinarias de su competidora Fibria, que perdieron el 3.57 %.

El Ibovespa, que perdió el miércoles el 0.25%, restó ayer 158 unidades.

El indicador consiguió su punto más alto del día cuando marcó 59,968 enteros (0,83 por ciento) y en su menor nivel registró 59,153 puntos (-0.53 %).

El parqué brasileño totalizó negocios por un valor de 7,429 millones de reales (unos $3,564 millones ), cifra alcanzada en 898,180 operaciones. Los títulos ordinarios del conglomerado de empresas de la salud e higiene personal.