Los cafetales de Nicaragua estaban vulnerables ante la roya o cualquier otra plaga, informó Ariel Bucardo, ministro de Agricultura del país centroamericano.

“En Nicaragua la roya vino a ser la gota que derramó el vaso”, aseguró Bucardo a un grupo de periodistas.

El ministro de Agricultura explicó que las plantaciones de café nicaragüense ya enfrentaban otros problemas antes de que las atacara la roya, enfermedad producida por un hongo y que infecta las hojas.

“Tenemos rendimientos muy bajos, plantas viejas, la población de plantas por manzana no son adecuadas, las variedades no son productivas y el manejo del cultivo no da los rendimientos que queremos”, cuestionó el titular de cartera.

Nicaragua tiene más de 83,506 hectáreas cultivadas con café. Los productores aseguran que ya se perdieron cerca de 29,227 hectáreas gracias a la roya, un 35 %.

Las asociaciones de productores y de exportadores de Nicaragua calculan que el país producirá 1.97 millones de quintales de café en la temporada 2012-2013, pues prevén un déficit de 450,000 quintales perdidos a causa de la plaga. Los privados estiman pérdidas cercanas a los $100 millones. Nicaragua busca un préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para tareas de recuperación.