La iniciativa para la celebración de una reunión especial que busca ayudar a refugiados sirios, a la que acudieron varios ministros del Exterior, llegó por parte de Líbano, donde según distintas estimaciones se han refugiado hasta 200,000 sirios. El representante de la cartera de Exteriores libanesa, Adnan Mansour, destacó que su país no puede “manejar la carga” (del flujo de Sirios).

Según los cálculos de Naciones Unidas, actualmente hay unos 600,000 sirios refugiados. “El régimen sirio continúa tratando este asunto desde una perspectiva equivocada, ignorando la profundidad y la naturaleza del movimiento de estas personas”, lamentó el representante de la liga árabe. “El régimen maneja este asunto como si fuese una conspiración terrorista regional e internacional”, criticó Al Arabi desde El Cairo, mientras que las regiones cercanas a la capital siria eran bombardeadas por fuerzas oficiales, según informaron fuentes de la oposición.