Estudio
La Sala de lo Civil de la Corte Suprema de Justicia está elaborando el plan para la transición de los juzgados de lo Civil y de lo Mercantil que se fusionarán.
El actual Código Procesal Civil y Mercantil, vigente desde julio de 2010, vino a sustituir al Código de Procedimientos Civiles que había estado vigente desde 1881 y a la Ley de Procedimientos Mercantiles que databa de 1973.

Las dos normativas derogadas establecían que los procesos se debían resolver exclusivamente de forma escrita. La nueva legislación vino a exigir la celebración de juicios orales. La Asamblea Legislativa implementó este cambio para superar la mora histórica que hasta ese momentos tenían estas instancias.

El juez Cuarto de lo Civil y Mercantil de San Salvador, Nelson Campos, considera que la oralidad ha permitido que los procesos en ambas materias se vuelvan más expeditos y menos burocráticos.

La nueva normativa, además de habilitar salas de audiencias en los nuevos juzgados de lo Civil y Mercantil, estableció plazos para finiquitar los procesos. Con las leyes derogadas hubo casos que acumularon 25 años en las instancias de lo Civil o de lo Mercantil. El Código vigente permite que los juzgados mixtos resuelvan los procesos, en promedio, en cuatro meses.

“Antes se tenían plazos, pero no había multas. Las multas ahora permiten que los juzgados sean estrictos desde el momento en que los casos están para dictar sentencia”, dijo Palacios.

El nuevo Código establece una multa de un salario mínimo por cada día de atraso desde la fecha en que los jueces indican que los casos están en la etapa previa a dictar sentencia.

La Asamblea Legislativo aprobó el decreto de fusión de los tribunales para que, después de dos años de vigencia del nuevo Código, todas las sedes de lo Civil y Mercantil del país estén en sintonía con los requerimientos de tiempo e infraestructura de la normativa vigente.

Los 11 juzgados que se suprimirán no contaban con salas de audiencia. Estos trabajaban en el modelo “Edificios integrados”, en el cual los jueces se desentienden de todos los temas administrativos y en el que los usuarios pueden darle un seguimiento digital a sus casos a través de un sitio en internet.

“Los magistrados están en las gestiones de definir la mejor ubicación para que el usuario tenga mejor atención y se agilicen más los procesos”, dijo Ernesto Cea, juez Segundo de lo Mercantil de San Salvador.