Foto por Fotos de LA PRENSA/Ángel Gómez

La 10 de octubre Los ocho detenidos residen en la comunidad 10 de octubre, en el municipio de Soyapango. Siete de ellos aseguraron a la PNC ser menores de edad. La PNC les incautó cuatro armas de fuego. asdasdasdasdasdasda sad das dasd asd asd as asd asd asd asdasdasdasdasdasda sad das dasd asd asd as asd asd asd asdasdasdasdasdasda sad das dasd

1 de 2
  • La 10 de octubre Los ocho detenidos residen en la comunidad 10 de octubre, en el municipio de Soyapango. Siete de ellos aseguraron a la PNC ser menores de edad. La PNC les incautó cuatro armas de fuego. asdasdasdasdasdasda sad das dasd asd asd as asd asd asd asdasdasdasdasdasda sad das dasd asd asd as asd asd asd asdasdasdasdasdasda sad das dasd

  • Soyapango. Los ocho detenidos residen en la comunidad 10 de octubre, en el municipio de Soyapango. Siete de ellos aseguraron a la PNC ser menores de edad.

La 10 de octubre Los ocho detenidos residen en la comunidad 10 de octubre, en el municipio de Soyapango. Siete de ellos aseguraron a la PNC ser menores de edad. La PNC les incautó cuatro armas de fuego. asdasdasdasdasdasda sad das dasd asd asd as asd asd asd asdasdasdasdasdasda sad das dasd asd asd as asd asd asd asdasdasdasdasdasda sad das dasd
Ocho personas acusadas por la PNC de ser miembros de pandillas fueron detenidas ayer portando cuatro armas de fuego en el interior de la comunidad 10 de octubre, en las cercanías de la colonia Amatepec, en Soyapango.

La policía no proporcionó las identidades de los detenidos, y aseguraron que los datos proporcionados por estos no habían sido verificados.

Según la PNC, comúnmente los pandilleros utilizan otros nombres y apellidos para despistar a las autoridades; y aseguran, además, que son menores de edad. Siete de los detenidos dijeron a la PNC que tenían 17 años.

Las detenciones se realizaron después de una persecución de miembros de la Fuerza Armada de El Salvador que realizaban patrullajes en las colonias aledañas a la comunidad.

Según el relato de los militares, un grupo de hombres que se encontraba reunido en una de las entradas de la comunidad, al ver a los efectivos militares, los amenazaron con sus armas y comenzaron a correr y a introducirse en viviendas de la comunidad.

Durante la persecución los habitantes de la comunidad lanzaban insultos a los militares y policías.

La persecución duró aproximadamente 15 minutos en medio de estrechos pasajes con piso de tierra y ropa tendida frente a las viviendas. “Se inició la persecución con apoyo de la policía, realizamos las capturas e incautamos cuatro armas de fuego, tres calibre 9 milímetros y una 38 especial”, detalló el oficial militar.