De aniversario. Salvador Sánchez Cerén, candidato presidencial del FMLN, fue uno de los invitados al festejo de Acajutla.

46
son los años que tienen Acajutla de ser ciudad.
“El título de ciudad fue dado el 17 de febrero de 1967, luego que fuera publicado en el Diario Oficial.”
Darío Guadrón
alcalde
Las autoridades municipales y diversos sectores de la población de Acajutla celebraron el 46.º aniversario de haber sido declarada como ciudad por la Asamblea Legislativa.

La comuna organizó la actividad de conmemoración en el parque Botánico, donde fue invitado el vicepresidente de la República, Salvador Sánchez Cerén. A ritmo de la música de mariachis se dio inicio a las diversas actividades que hubo en la celebración.

El alcalde de Acajutla, Darío Guadrón, dijo que se obtuvo el título de ciudad el 17 de febrero de 1967, luego de que fue publicado en el Diario Oficial.

Según datos proporcionados por la municipalidad, la Villa portuaria de Acajutla fue creada en 1524 cuando fue descubierta por Pedro de Alvarado, desde ese entonces se constituyó en una lugar estratégico para crear posteriormente un puerto para el embarque de carga, que trajo desarrollo a la zona, y para el país en general.

En 1870 se comenzó a construir el muelle de hierro en el que es hoy el barrio La Playa, y un año después fue inaugurado.

De ese muelle solo quedan algunos hierros en medio del mar, la floreciente actividad comercial posibilitó la construcción del actual muelle industrial, considerado aún como uno de los más importantes de Centroamérica.

Acajutla obtuvo el título de pueblo en 1871, posteriormente como villa hasta que en 1967 obtuvo el título de ciudad.

“Es importante celebrar estos 46 años de ciudad, ya que cada día Acajutla es un lugar importante para la economía del país”, afirmó Guadrón.

Comunidades

Durante la conmemoración asistieron líderes de las comunidades y las Asociaciones de Desarrollo Comunal (ADESCO) para iniciar un nuevo trabajo con la alcaldía. Un grupo de 46 ADESCO fue juramentado por el alcalde.

De acuerdo con Guadrón, la intención es que las mismas directivas de las comunidades ayuden a seleccionar y priorizar las necesidades y con ello buscar el desarrollo.

Como símbolo que caracterizó el auge y desarrollo de las locomotoras en Acajutla, la municipalidad colocó a la entrada de la ciudad “La Burrita”, una locomotora de carga que utilizada para trasladar mercadería de los barcos a los camiones. “La Burrita”, que funcionó en los cincuenta, fue colocada en el lugar conocido como El Obelisco, como una forma de identificar la llegada del tren al país en 1882.