Foto por foto de LA PRENSA/Archivo

LA RUTA. El camino de la victoria lo abrió Manfredi Portillo, quien ingresó de cambio en lugar de Juan Carlos Portillo.

1 de 2
  • LA RUTA. El camino de la victoria lo abrió Manfredi Portillo, quien ingresó de cambio en lugar de Juan Carlos Portillo.

  • LA RUTA. El camino de la victoria lo abrió Manfredy Portillo, quien ingresó de cambio en lugar de Juan Carlos Portillo.

LA RUTA. El camino de la victoria lo abrió Manfredi Portillo, quien ingresó de cambio en lugar de Juan Carlos Portillo.
Con goles de Manfredi Portillo, Juan Alexander Campos y un doblete de Carlos Menjívar, Juventud Independiente está más vivo que nunca en la ruta a la clasificación de semifinales. UES abrió la cuenta, pero no pudo mantener la ventaja y definirá ante Águila su permanencia en primera.

Los primeros 15 minutos del partido mostraron un juego trabado, de pierna fuerte y lleno de muchas imprecisiones por parte de ambas escuadras, que parecían estudiarse y respetarse pasado el primer cuarto de hora.

Juventud Independiente luchaba en tres cuartos del terreno que defendía la escuadra escarlata, pero la UES defendía con 10 jugadores, jugando al pelotazo, buscando a Antonio Rugamas, que le daba problemas a la zaga opicana. “La Juve” no tenía claridad y los universitarios llevaban más peligro con base en jugadas estacionarias.

Sobre minuto 18, Ramiro Carballo cobró un tiro libre que Yassir Deras detuvo a mano cambiada y se estrelló en el poste. En la misma jugada, Mario Morales impidió que el balón abandonara el terreno de juego y centró como pudo a segundo poste, encontrando a Antonio Rugamas, que de cabeza puso el 0-1 para la visita.

Con apenas dos llegadas, UES estaba arriba y soñaba con salvarse ayer mismo del descenso. Mientras, Juventud no encontraba la fórmula para acercarse sobre la cabaña de Élmer Iglesias.

Juan Ramón Sánchez caminaba en su área técnica, gritaba y reprochaba a los suyos que hicieran rotaciones y cruzamientos para intentar entrar al área rival, pero sus órdenes se quedaban en el vacío, pues no hubo variantes en ataque que marcaran la diferencia para poder alcanzar el tanto del empate en la primera mitad.

A los opicanos les hacía falta el desequilibrio por los costados, tal y como suelen hacerlo en cada uno de sus partidos. Sin embargo, Óscar Cerén estaba más centrado en defender las descolgadas de Mario “el Caballito” Morales y Juan Carlos Portillo no podía superar la marca de Iván Suazo y Manuel López, quienes en relevos le superaban y no le permitían espacios claros.

Antes del descanso, UES pudo aumentar la diferencia por medio del contragolpe, pero la mala fortuna escarlata o los fueras de juego no le permitieron acrecentar la ventaja en el resultado.

Tras la reanudación, Juventud encerró aún más a la UES, que poco se paró sobre terreno que defendía el cuadro local. Sobre 50 minutos acumulados, los opicanos ya habían tenido dos oportunidades claras, pero fueron desperdiciadas.

Las variantes comenzaron a barajarse en el equipo local y Manfredi Potillo saltó a la cancha en lugar de un desdibujado Juan Carlos Portillo, que pasó desapercibido en toda la primera parte y tuvo que ser el sacrificado del técnico Sánchez.

Sobre '54, Sergio Rubio pudo poner el 0-2, luego de quitarse dos marcas, pero al sacar disparo su remate fue desviado por Deras, que reprochó a su defensa que marcara con más fuerza y orden. Los universitarios estaban cerca, pero Juventud no quería dejar ir los puntos en casa, ya que se jugaba gran parte de la clasificación a semifinales del torneo ante los pumas.

Sobre 60 minutos la paridad llegó. Manfredy Portillo recogió un rebote que dejó el guardavallas universitario y la empujó a puerta vacía para poner el 1-1 con 30 minutos por delante para remontar el resultado. A partir de ese minuto, el torbellino de Juventud Independiente comenzó a caer sobre la meta universitaria.

Ocho minutos más tarde, al '68, Alexander “el Murciélago” Campos anotó el segundo, luego de quitarse un zaguero universitario, dejarlo en el pasto tendido y sacar remate cruzado de izquierda para poner el tanto de la ventaja, que le daba aún más vida y fuerza a los locales.

Los universitarios intentaron reaccionar agotando sus tres cambios, pero nada detuvo el ímpetu opicano, que sobre 70 minutos, por medio de Carlos Menjívar en jugada estacionaria, anotó el tercero para los locales. “El Comején” fue por más y al '73, luego de cobrar un tiro libre al borde del área, anotó el cuarto tanto para el conjunto de Opico. El balón entró golpeando la escuadra y terminó reposando en las redes para sentenciar el triunfo opicano.

En cuestión de 12 minutos, Juventud Independiente le dio vuelta al marcador de forma abrupta. Rápido se cayó aquel fortín que había construido la zaga escarlata, que resistió todo el primer tiempo, obstaculizando las llegadas que con paciencia tejieron los volantes locales y terminaron en despeje, lejos del área de la UES.

A tres minutos para el final del partido, UES estuvo cerca de acortar la distancia; sin embargo, el poste le negó el cabezazo a Gustavo López, que poco pudo hacer para evitar la debacle de su equipo en territorio de Juventud Independiente.

UES reaccionó, pero lo hizo tarde. Sacó sus armas cuando restaban solo 10 minutos y no pudo siquiera descontar uno de los tres goles de diferencia que Juventud le encajó en la segunda mitad.

Así concluyó el juego que Juventud Independiente dominó de principio a fin y en el que, a pesar de las dificultades para llevar peligro sobre el área rival, pudo derribar la muralla que habían construido los pupilos de Carlos Meléndez.

Los opicanos ya están en la tercera posición del Clausura 2013 y comparten la casilla con Santa Tecla, que empató en casa ante Metapán, y con Firpo, que se impuso 2-0 al Águila en el Juan Francisco Barraza.