La Conferencia de Trabajo Económico Central anual, la sexta que organiza el Gobierno chino para analizar la situación económica internacional y doméstica y planear el trabajo económico del gigante asiático en 2013 comenzó ayer.

Así lo informó la agencia oficial Xinhua especificando que este año el evento, uno de los más importantes del sector económico del país, ofrecerá un acercamiento de las políticas económicas creadas por los nuevos máximos líderes del Partido Comunista chino (PPCh).

En los últimos cinco años, aunque la conferencia no incluye detalles políticos, ha trazado la ruta del trabajo económico del año entrante.

La economía china se está estabilizando, pero su desarrollo se enfrentará a varios retos que no deben ser subestimados en 2013, advirtió a inicios de este mes el Comité Central de la Oficina Política del PPCh.

En efecto, este mes también la Oficina Nacional de Estadísticas de China dio a conocer que en noviembre el Índice de Precios al Consumo (IPC) tuvo un crecimiento de 2% interanual, frente al 1.7% registrado en octubre, y un aumento del 14.9% interanual de las ventas al por menor en el mismo mes, confirmando los indicios de una recuperación en la economía del país.

En el tercer trimestre del año, el PIB chino creció un 7.4% interanual, frente al 7.6% del segundo y el 8.1% del primero, aunque Pekín confía en una estabilización y en lograr los objetivos macroeconómicos anuales.

Pekín se ha fijado un crecimiento anual de su PIB del 7.5% para todo 2012.

Mientras que previsiones de entidades financieras y expertos auguran que el PIB de la segunda economía mundial crecerá entre un 7.7 y un 8.2% este año.

Es el caso de la estatal Academia China de Ciencias que prevé un 7.7%, lejos del 9.2% registrado en 2011.