Foto por

1 de 3
  • Plana mayor. Miembros del directorio de la ANEP en el marco del XIII ENADE.

Si bien en los discursos pronunciados por el presidente de la República, Mauricio Funes, y el presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub, hubo fuertes señalamientos, ambos coincidieron en la necesidad de trabajar por un crecimiento más vigoroso de la economía.

Funes pronunció ayer un discurso confrontativo, donde resaltó su gestión y la independencia de los tres órganos del Estado, pero hizo varios llamados a los distintos sectores, sobre todo a la empresa privada, para asumir una culpa y responsabilidad compartida para encontrar soluciones y lograr el desarrollo y crecimiento económico del país.

El jefe de Estado recordó los resultados del reciente informe del Fondo Monetario Internacional, que indica que en los últimos 25 años el país ha tenido “el más bajo crecimiento y la más baja inversión privada de toda la región”, según lo manifestó Funes, con un crecimiento económico promedio del 2.3 % y una inversión promedio del 15 %.

Durante su discurso el funcionario aprovechó para criticar el ejemplo del navío italiano al que se refirió Jorge Daboub, presidente de la ANEP, para comparar la situación de la economía con un próximo naufragio.

“Lo único que faltó decir que el capitán estaba fuera del barco en el momento en que este naufragó, es decir, el capitán, el conductor del barco abandonó el barco. Y faltó decir también, aquellos que podían por su experticia, por su capacidad ayudar a que el barco no naufragara no lo hicieron. Bien dicen que cuando naufraga un barco, los primeros en salir son las ratas que viven dentro del barco”, declaró Funes.

Empero, el presidente hizo ayer un nuevo llamado a la empresa económica para regresar al CES, que busca un nuevo enfoque en su trabajo. Incluso, se espera la participación de los candidatos a la Presidencia de la República para 2014-2019.

“Las señales de que hemos entrado a un estrecho de aguas poco profundas en materia económica son claras”, señaló Daboub en referencia al bajo crecimiento de la economía, el aumento de la pobreza, la baja inversión y el aumento de la deuda.

Por ello dijo que es necesario cambiar el rumbo de la economía “si no queremos terminar hundidos”.