Foto por

Con apoyo. El tenista Marcelo Arévalo fue uno de los salvadoreños que apoyó ayer a la sub 20 contra Belice.

1 de 3
  • Con apoyo. El tenista Marcelo Arévalo fue uno de los salvadoreños que apoyó ayer a la sub 20 contra Belice.

  • El del gol. Roberto González marcó el gol con el que El Salvador empató a uno ante Belice por los Juegos Centroamericanos.

  • Solitario. José Peña salió como el único delantero de la selección salvadoreña ayer. Para el segundo tiempo tuvo el acompañamiento de Roberto González.

Con apoyo. El tenista Marcelo Arévalo fue uno de los salvadoreños que apoyó ayer a la sub 20 contra Belice.
David BernalJavier Aparicio

Enviados

Costa Rica

La sub 20 salvadoreña quedó en deuda ayer al empatar 1-1 con una débil selección de Belice, que aprovechó un contragolpe para dar la sorpresa en el grupo A del fútbol masculino de los Juegos Centroamericanos San José 2013.

El rival fue inferior al combinado cuscatleco, pero los pupilos de Mauricio Alfaro, quienes el jueves habían goleado a Nicaragua 5-0, mostraron ayer incapacidad de traducir su dominio en goles, fallando claras jugadas frente al marco rival y dejando escapar un triunfo que les hubiese permitido llegar más tranquilos al próximo encuentro ante los costarricenses.

Alfaro se decidió por hacer un cambio en su once y sacó a Roberto González para meter a José Villavicencio como enganche, dejando a José Peña como único punta.

Con ello, la Azulita tuvo mayor dominio de la zona media y le apostó a las constantes incorporaciones por las bandas, con Álex Suazo por derecha y Melvin Alfaro como la izquierda.

Lastimosamente, como también sucedió ante Nicaragua, la selección comenzó el partido con muchas impresiones en el traslado del balón y eso volvió tedioso la primera parte del juego.

Al minuto 16, un cabezazo de Villavicencio desviado por el portero Darrell Novello significó la primera llegada de peligro para El Salvador.

Después de esa jugada, el dominio cuscatleco fue abrumador y Belice no lograba pasar con pelota dominada de la media cancha y solo encontró una manera de parar a los nuestros, el abuso de la fuerza.

Así lo hicieron con el zurdo Melvin Alfaro, quien recibió una durísima patada en la rodilla derecha, la cual hizo que el cuscatleco saliera en camilla. Fue sustituido por Jairo Henríquez.

Antes de irse al descanso, “el Tuco” también se jugó un segundo cambio sorpresivo –porque era muy temprano para hacerlo– y sacó a Villavicencio, y metió a Roberto “el Toro” González.

El volante creativo salió molesto, pero su entrenador no le tuvo paciencia, sobre todo porque su equipo era superior pero no lo materializaba con goles.

El 0-0 duró todo el primer tiempo y en el segundo Alfaro recompuso su idea táctica. Henríquez se cambió a la banda derecha, su costado habitual, y Suazo pasó a ser el puntero por izquierda.

Así el equipo generó más peligro recién se reanudó el partido, pero entonces comenzaron a surgir ciertos desaciertos arbitrales del central tico Ricardo Montero.

Peña y González estuvieron cerca de marcar al '55 y '56, respectivamente. En la primera, “el Puma” punteó un centro de González desde la derecha y el portero Novello le tapó el disparo con su rostro; en la segunda, fue “el Toro” quien recibió una pelota de espaldas, se dio vuelta y quedó con todo el claro descubierto para marcar, pero su tiro se fue increíblemente alto.

Debido a tantos errores, el tiempo comenzó a ser el peor enemigo. Pero al '67 González se resarció del fallo anterior y puso en ventaja a la Azulita.

Con el tanto parecía que el muro de los beliceños se caía y la Azul se tiró al ataque, confiada en que se quedaría sin contragolpe, aunque fue todo lo contrario, porque al '77 una descolgada en velocidad de Gilroy Thurton terminó en el 1-1 inesperado.

Con la igualdad, El Salvador se tiró desesperado por el segundo, pero este no llegó y aunque la clasificación a semis casi está garantizada, la imagen de la selección dejó mucho que desear justo antes de enfrentar al anfitrión.