Antonio Segovia Gaytán, Juan Francisco Rodríguez y José Naún Quintanilla, fueron enviados a prisión por 15 años, por los delitos de homicidio simple en contra de un agente de la Unidad de Investigaciones de la Policía Nacional Civil (PNC) de  Usulután y por el homicidio en grado de tentativa en contra de otro más.

Los tres atentaron contra la vida de los agentes, cuando estos últimos procedían a detenerlos por el delito de extorsión. El caso fue suscitado el 12 de agosto de 2012, en el cantón Obrajuelo, de Santa María, Usulután.

La condena fue impuesta en el Juzgado Especializado de San Miguel, luego de una audiencia.