Enfrentadas. Dos de las cuatro salas de la CSJ mantienen una confrontación que debilita la institucionalidad y ha condicionado el desembolso de fondos estadounidenses para el proyecto FOMILENIO II.

10
magistrados de la CSJ podrían ser inhabilitados si la Sala Contencioso resuelve favorables las demandas.
La crisis que arriesga el FOMILENIO
El problema entre dos salas de la CSJ data desde el 24 de julio y ha condicionado la cooperación estadounidense.
Presidente CSJ24/07/2013
La Sala de lo Constitucional admitió dos demandas para revisar la elección de Salomón Padilla como presidente de la CSJ.
10 magistrados08/08/2013
La Sala de lo Contencioso admitió tres demandas contra la elección de 10 magistrados CSJ, incluidos los constitucionalistas.
Inaplicabilidad13/08/2013
La Sala de lo Constitucional declaró inaplicables las demandas admitidas contra la elección de la mayoría de sus miembros.
La embajadora de Estados Unidos en El Salvador, Mari Carmen Aponte, dejó entrever ayer que la actual confrontación entre dos salas de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) podría condicionar la concesión al país de los fondos de la Corporación del Reto del Milenio (MCC, por sus siglas en inglés) para el programa FOMILENIO II.

“La generación de un clima de inversión que lleve a un desarrollo económico sostenible para el país es una de nuestras prioridades. Las funciones de la Corte y la fortaleza de los tribunales supremos en cualquier país son muy importantes... Ciertamente el Estado de Derecho y la fortaleza de las instituciones son algunos de los criterios que la MCC observa al tomar las decisiones importantes en hacer un nuevo pacto”, manifestó Aponte, consultada expresamente sobre si el conflicto entre las salas podría afectar el desembolso del nuevo compacto de fondos.

A propósito del conflicto, la presidenta de la Sala de lo Contencioso Administrativo, Roxana Núñez, dijo ayer que la resolución que tiene pendiente por tres demandas contra la Asamblea Legislativa, por la elección de 10 magistrados, entre ellos los cuatro propietarios de la Sala de lo Constitucional, podría conocerse hoy.

“Ya está la resolución pero tenemos que sentarnos y afinarla en algunos aspectos jurídicos. Estamos tratando de que no sea tan técnica sino entendible por toda la comunidad salvadoreña. Esperamos que mañana (hoy) o pasado (viernes) pueda salir una resolución”, aseguró Núñez.

Esa resolución se conocerá mientras la Sala de lo Contencioso estudia otras demandas contra el Consejo Nacional de la Judicatura por la misma elección de magistrados de 2009 (ver nota aparte).

La embajadora Aponte aseguró estar preocupada por el conflicto en la CSJ. Afirmó, además, que la embajada ha estado “atenta a las respuestas y reacciones de diversos sectores” por el enfrentamiento entre salas, y dijo que este enviaba “señales de debilidad” del país.

Núñez trató de restarle impacto a la confrontación jurídica y consideró que “si ella (Aponte) la ve como un problema, sería lastimoso pero no es un problema grave, sino el ejercicio evolutivo del derecho, parte del ejercicio democrático”. La presidenta de la Sala de lo Contencioso dio estas declaraciones antes de participar en un foro sobre jurisprudencia contencioso administrativa. En el foro participaron como ponentes Mauricio Clará, exmagistrado de la CSJ, y Belisario Artiga, ex fiscal general de la República, quienes respaldaron a la Sala de lo Contencioso.

A pesar del intento de Núñez por matizar la actual coyuntura, el conflicto ha llevado incluso a los sindicatos de la CSJ a enfrentarse y ha trascendido hasta la fiscalía. El pasado 13 de agosto, la Sala de lo Contencioso dio aviso a la FGR para que investigue si la Sala de lo Constitucional cometió prevaricato (resolver contrario a la ley) cuando le ordenó que se abstuviera de conocer las tres demandas que pretenden anular la elección de 10 magistrados. La Sala de lo Constitucional emitió esa medida cautelar el pasado 26 de julio.

Ayer, el Instituto Iberoamericano de Derecho Constitucional emitió un comunicado en el que decía que la Sala de lo Contencioso no puede conocer “actos políticos” y que la Sala de lo Constitucional se había excedido al ordenar a la otra de la CSJ no conocer demandas.

El conflicto entre ambas salas inició el 24 de julio con la admisión en la Sala de lo Constitucional de dos demandas contra el presidente del Órgano Judicial, Salomón Padilla. La admisión, 15 días después, en la Sala de lo Contencioso de las demandas contra 10 magistrados fue entendida por los constitucionalistas como una reacción a las demandas contra Padilla.