En proceso. El tramo 6 de la carretera Longitudinal del Norte une a San Miguel con Morazán, desde Ciudad Barrios hasta Cacaopera.

Los daños que presenta el tramo VI de la carretera Longitudinal del Norte continúan en reparación, a cargo de MECO –constructora contratada– y FOMILENIO –institución que adjudicó.

Los directivos de FOMILENIO explicaron que se tiene previsto terminar las reparaciones este mismo mes, para lo que solo la entidad gubernamental invertiría $794,000. Entre el kilómetro 13 y el 14 de ese trecho que corresponde a la Longitudinal pasa una falla geológica, que causó daños graves en la carretera después de las lluvias.

El contrato que une a las dos partes se ha extendido hasta el 30 de diciembre para resolver con suficiente tiempo la situación.

Sin embargo, MECO reclama que había problemas desde las bases de licitación en la obra y que por tanto, FOMILENIO tiene la responsabilidad de retribuirles los costos adicionales que generó la obra, estimados en $14.4 millones.

José Ángel Quirós, director ejecutivo de FOMILENIO, descartó que esto sea necesario. “Ellos asumían su cuota de riesgo al diseñar y ejecutar este tipo de obras”, comentó. La propuesta de mitigar fue hecha por MECO y aprobada por ambas partes, después de analizar las opciones.

De hecho, al adjudicarse el proyecto del tramo VI, se hizo para el diseño y construcción de este, de tal manera que la empresa desarrolladora tuvo seis meses para conocer el terreno y todo lo que influyera sobre la obra.

Quirós agregó que los términos del contrato dan espacio para pedir “mayor plazo, no para cobrar más dinero”, en caso que aparezcan dificultades. “Está muy clarito y por eso nosotros nos sentimos en total confianza”, dijo Quirós.