Promesa. La alcaldía adelantó que trabajará para mejorar las condiciones en los puestos de venta. En 2007 ocurrió un siniestro que tuvo las mismas causas.

Los vendedores que resultaron afectados con el incendio ocurrido ayer por la madrugada en el mercado municipal de Jucuapa (Usulután) manifestaron que esperan que la alcaldía mejore las condiciones actuales del lugar.

“Aquí en el mercado todas las zonas son de riesgo y ya estamos acostumbrados a estar así, pero pedimos que nos den mejores condiciones para sentirnos más seguros porque puede ocurrir nuevamente. Queremos también que nos ayuden a levantar nuestros negocios”, expresó Dinora Henríquez, quien desde hace varios años se dedica a vender cereales en el lugar.

Henríquez dijo que calcula las pérdidas en unos $5,000.

El sargento Milton de Jesús Gómez, del Cuerpo de Bomberos Usulután, dijo que el incidente comenzó a las 12:30 de la mañana y pudieron controlarlo en su totalidad hasta las 4 de la mañana.

“Por lo evidenciado en el lugar un cortocircuito pudo haber ocasionado el incidente que ocurrió en la parte poniente del mercado donde hay puestos de ventas de insumos alimenticios, granos básicos y calzado”, informó el sargento.

Gómez añadió que en el incendio resultó lesionado Francisco Arévalo, de 34 años, elemento del Cuerpo de Agentes Municipales (CAM) de Jucuapa, quien sufrió de asfixia por el humo en el lugar y estuvo inconsciente por unos minutos.

Asimismo, María Yaneth Morejón, de 24 años, sufrió lesiones en las piernas al caer del segundo piso de su vivienda ubicada a pocos metros del mercado, luego de intentar quitar un plástico para evitar que se propagara el fuego.

Ambos fueron trasladados hacia el Hospital Nacional de Nueva Guadalupe (San Miguel) y su estado actual es estable.

En dicho centro de abastos hay 364 puestos de venta y los comerciantes recuerdan que en el año 2007 ocurrió otro evento similar; sin embargo, en esa ocasión resultó afectada una mayor cantidad de puestos.

Aunque para Vilma Nicolasa Escobar el actual establecimiento es el adecuado para ofrecer sus productos, reconoce que en cuanto a la estructura muestra muchas deficiencias.

“El lugar es bonito, pero que fueran mejores locales, porque si fuera de ladrillo u otro material talvez no se hubiera quemado todo”, dijo la señora que se dedica a vender verduras.