El impacto del brote de roya en los cafetales de El Salvador haría retroceder al país entre seis y ocho décadas si se toma en cuenta que las pérdidas en la siguiente cosecha (2013/2014) rondarían entre el 10% y 30% menos de la producción estimada 2012/2013.

Según datos del Consejo Salvadoreño del Café (CSC), para el presente año cafetero 2012/2013 (entre octubre de 2012 y septiembre de 2013) se esperaba una producción de 1.9 millones de quintales del grano, pero el impacto que han provocado la roya (hongo que causa defoliación) y la antracnosis (hongo que mata el tejido de los cafetos) en la calidad del fruto haría retroceder la producción en 400,000 quintales (hasta los 1.5 millones de quintales), según estimaciones de las gremiales de cafetaleros.

Tomando en cuenta las últimas previsiones de la presente cosecha y la proyección a la baja de la próxima de entre 10% y 30%, El Salvador podría producir el siguiente año cafetero entre 1.05 millones de quintales (la cosecha más baja a esta producción se vio en el año 1932/1933 con 862,000 quintales) y 1.35 millones de quintales, cifra cercana a los 1.36 millones de quintales de aromático que el país produjo en la cosecha 1942/1943.

Ante estas cifras, el sector cafetalero se ha mostrado preocupado porque de no tomarse acciones “la caficultura en este país está condenada a morir”, según Carlos Borgonovo, presidente de la Asociación de Beneficiadores y Exportadores de Café (ABECAFE), que agremia a más de 15,000 caficultores).

En conferencia de prensa, cuatro gremiales cafetaleras (ABECAFE, UCAFES, la Asociación Cafetalera de El Salvador y UCRAPROBEX) reiteraron su llamado para que todo el sector productivo relacionado con el tema de café, tanto público como privado, se siente a discutir para impulsar una política cafetalera que saque al sector de la crisis que ha causado la roya.

“Nos preocupa el empleo en el campo, los jornales van a ser reducidos drásticamente si no tomamos acciones precisas y para eso estamos, para hacer un llamado a la reflexión y a la unidad para diseñar planes de largo plazo, para poder salir de la coyuntura actual”, declaró Borgonovo.

Como parte de las medidas con las que el sector espera que se les apoye es con créditos blandos para el rescate y la renovación del parque cafetero, con plazos de dos a tres años, que es el tiempo en que podrían comenzar a recuperarse las plantaciones. Según Borgonovo, los créditos de avío no van a ser suficientes para trabajar las fincas como se debe y poder levantar la producción de los próximos años.

Se estima que el crédito de avío ronde los $50 por quintal este año, pero haciendo los trabajos de combate a la roya y recuperación de los cafetos, se estima que producir un quintal estaría arriba de los $90.

“Una acción (para apoyar al sector) es un acompañamiento del Gobierno para que los caficultores puedan trabajar sus fincas y prepararlas para las próximas cosechas. Si no hacemos eso, el empleo va a bajar en el campo y la falta de empleo y la seguridad”, agregó el presidente de ABECAFE.

En busca de apoyo

El brote de roya, tanto en El Salvador como en la región centroamericana, ha sido el más severo en 30 años, y ha tenido el agravante de haber invadido al café de altura. Este hongo solo atacaba al café sembrado en media altura y bajío.

En El Salvador, alrededor del 98% del parque cafetero está sembrado con variedades susceptibles a la roya, y por eso los cafetaleros le quieren apostar a la renovación del parque con variedades resistentes al hongo, que en la presente cosecha causaría pérdidas en divisas de alrededor de $60 millones.

Una de las medidas que el sector ha decidido tomar es la contratación, con fondos propios, de los servicios de la Fundación Salvadoreña para Investigaciones del Café (PROCAFE) –ver nota aparte–, para que siga con el trabajo de transferencia tecnológica y de investigación.

Así mismo, se buscará apoyo con otras instituciones, tanto dentro como fuera del país, para hacer convenios para la investigación del café, como Zamorano, de Honduras; ANACAFE, de Guatemala; o ICAFE, de Costa Rica.

“La roya tiene tremendamente diezmada la cosecha 13/14 y estamos en los esfuerzos de buscar cooperación y apoyo tanto internacional como dentro del país en el sistema financiero y de los funcionarios del conjunto de instituciones del Estado que tienen una vinculación más directa con la problemática de café”, afirmó Roberto Inclán, presidente de la Asociación Cafetalera.