Audiencia Mireya Guevara, exesposa del legislador Rodrigo Samayoa, repitió ayer que espera que el proceso judicial continúe y que el diputado de GANA sea enjuiciado por agredirla.

El Juzgado Tercero de Paz de Santa Tecla resolvió ayer que no es la sede judicial indicada para conocer el proceso que se sigue contra el diputado Rodrigo Samayoa por los delitos de lesiones, amenazas y expresiones de violencia contra la mujer.

Samayoa fue acusado de agredir físicamente en junio de 2012 a su entonces esposa Mireya Guevara. El diputado fue desaforado por la Asamblea Legislativa en septiembre. Pocos días después de que fuera denunciado, sin embargo, Samayoa viajó a Estados Unidos para un tratamiento médico. Desde entonces sus apariciones públicas han sido escuetas.

Ayer, sus abogados reiteraron que este no acudiría a la audiencia por prescripción médica.

A mediados de enero recién pasado, la Cámara Primera de lo Penal resolvió que no le correspondía conocer el caso debido a que no consideraba como grave ninguno de los tres delitos, de acuerdo a la tipificación de estos en la legislación penal vigente. Por ello, lo remitieron al Juzgado de Paz de Santa Tecla.

Los defensores del legislador dijeron ayer que solicitarían que el caso fuera procesado hasta que Samayoa finalice su período (en 2015) como corresponde a los delitos no graves llevados en un juzgado de Paz.

Sin embargo, la unidad de comunicaciones del Centro Judicial Isidro Menéndez (CJIM) informó que el criterio del juez interino del Tercero de Paz de Santa Tecla fue que las lesiones eran un delito grave. El juez José Mercadillo consideró, según el CJIM, que por ser Samayoa un familiar directo de la víctima, ello podía constituir una agravante y, por lo tanto, quien debía procesar el caso era la Cámara Primera de lo Penal.

El caso será remitido por el juzgado hacia la Corte Suprema de Justicia (CSJ), para que el pleno dirima a qué juzgado le corresponde procesarlo.

Guevara reiteró que esperaba que el proceso continuara y que sentara un precedente.