Foto por

Denuncia. Cuatro empleados del juzgado de La Libertad enviaron una nueva denuncia a la CSJ, en que acusan a la jueza de perseguirlos con ayuda policial.

1 de 2
  • Denuncia. Cuatro empleados del juzgado de La Libertad enviaron una nueva denuncia a la CSJ, en que acusan a la jueza de perseguirlos con ayuda policial.

  • Aviso. La Corte Suprema notificó ayer al Juzgado de Paz de Tejutla la destitución de la jueza García Navidad.

Denuncia. Cuatro empleados del juzgado de La Libertad enviaron una nueva denuncia a la CSJ, en que acusan a la jueza de perseguirlos con ayuda policial.
“La jueza se dedica a acosar y maltratar al personal, como si fuera dueña de cada uno de nosotros, llegando al colmo de denunciarnos por hechos delictivos.”
Pronunciamiento de empleados de Juzgado de Paz de La Libertad
“En los registros y allanamientos, antes de que llegara la policía, ellos (los empleados del juzgado) ya les habían avisado a los mareros.”
Zoila García Navidad
exjueza de Paz de La Libertad
La Corte Suprema de Justicia (CSJ) notificó ayer la destitución de la jueza de Paz de La Libertad, Zoila García Navidad, por una denuncia interpuesta en su contra cuando fungió como jueza de Paz de Tejutla, en el departamento de Chalatenango.

Diez magistrados votaron a favor de la remoción. El Departamento de Investigación Judicial de la Corte encontró culpable a García Navidad de haber acosado y maltratado a empleados en 2006, cuando era la titular del Juzgado Segundo de Paz de Tejutla.

“No sirve, es una altanera, malcriada y mentirosa, inútil, por qué no renuncia”, decía la jueza a sus empleados, según se lee en la resolución de la Corte.

Además, la CSJ comprobó, con la declaración de un testigo, que la jueza certificó la firma del secretario en una diligencia, pese a que el secretario se había negado a firmar el documento. Los empleados del Juzgado de Paz de Tejutla también la habían acusado de haber cometido irregularidades en varios procesos judiciales, pero la Corte, cuatro años después de iniciada la investigación, la exoneró de estos últimos señalamientos.

El documento no detalla los magistrados que votaron a favor.

Denuncia reciente

García Navidad, además de ser procesada por irregularidades en el juzgado de Tejutla, acumula otros seis procesos en el Departamento de Investigación Judicial.

La Corte ya la había trasladado en tres ocasiones. Primero fue jueza de Paz de Guadalupe, San Vicente. Después fue trasladada hacia el Juzgado de Paz de Olocuilta, donde fue denunciada por los empleados y luego trasladada hacia el Juzgado de Paz de Tejutla. En este último, nuevamente volvió a enfrentar acusaciones de irregularidades administrativas y fue enviada hacia el Juzgado de Paz de La Libertad, en agosto de 2007.

LA PRENSA GRÁFICA buscó a la jueza hace dos semanas para hablar sobre una denuncia en su contra puesta por su personal ante la Procuraduría de Derechos Humanos. En ese momento, ella aseguró que las denuncias en su contra obedecían a molestia del personal porque ella había denunciado ante la Fiscalía al secretario y al notificador, a quienes acusó de filtrar información a los pandilleros del puerto de La Libertad.

“El problema con ellos es que dan fuga de información y, desde que yo he venido, he venido a poner orden a este juzgado, porque cuando yo mandaba una orden de libertad, ellos no ponían en orden a los reos mientras no les pagaban”, declaró García Navidad.

La jueza los denunció ante la Fiscalía General de la República (FGR) en marzo de 2010, pero la Unidad Especializada de Delitos de Corrupción archivó la denuncia por falta de pruebas.

“La Corte me autorizó para que yo les inicie proceso de destitución, pero yo no lo he hecho porque aquí hay carga laboral y no me ha quedado tiempo para iniciarles un disciplinario”, aseguró.

El pasado 20 de septiembre, los empleados del Juzgado de Paz de La Libertad firmaron un manifiesto en que responsabilizaban a García Navidad de cualquier atentado contra ellos. “La funcionaria judicial nos ha involucrado con grupos delincuenciales, poniendo en riesgo nuestra vida y la de nuestras familias”, denunciaron los empleados en ese escrito.