A su manera. La celebridad se ha caracterizado por lucir su figura a su manera, sin olvidar ejercitarse para mantener el cuerpo tonificado.

Sin ningún obstáculo
Kim Kardashian no ha dejado que sus conflictos emocionales afecten el cuidado de su cuerpo. Después de su divorcio, ella se mantuvo físicamente activa.
En comparación con otras celebridades, se puede decir que Kim Kardashian tiene un cuerpo saludable. No es ultradelgada, tiene curvas y se ha cuidado para hacerlo lucir al máximo.

Tras su divorcio de Kris Humphries, Kim aseguró que era el mejor momento para ponerse en forma. No dejó que la tristeza la hiciera subir de peso y dispuso de su tiempo a su antojo.

Para deshacerse de algunos kilitos, entrenaba dos veces al día, corría por la mañanas y por las noches y tomaba clases de pilates.

Si quiere ponerse en forma, uno de los mejores consejos es hacerlo con alguien más. Ella se apoyó con su hermano. Encuentre a un amigo de ejercicio, de esa forma será más divertido y los pretextos para no hacerlo se reducirán considerablemente.

Durante el verano, la “socialité” buscó lucir una figura despampanante. Si no se siente confiada con su cuerpo, no irá a casa a sentarse y sentirse mal. Se trata de tomar acciones y de no ser flojo, aseguró la estadounidense.

Es fácil quejarse del cuerpo, sin embargo, hay que aceptarlo y tomar la decisión de cambiar los hábitos para sentirse bien desde dentro. Una alimentación saludable le transforma: su piel se ve más radiante, se siente con más energía, logra bajar de peso y hasta su humor mejora. Por ejemplo, Kim le dio la oportunidad una vez más al amor, menciona Terra.com.

Además de cuidar su alimentación y de ejercitarse regularmente, Kardashian tiene una buena actitud.