Foto por

1 de 2
  • Afinan. Coordinadores nacionales de los diferentes países ultiman preparativos de la Cumbre Iberoamericana en Cádiz.

Ausente
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, manifestó su malestar por la ausencia de la jefa del Estado de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.
La Declaración de Cádiz y el Plan de Acción ya están casi listos para su aprobación este viernes por la Cumbre Iberoamericana, marcada por la depresión en los países europeos y el temor al contagio de las dinámicas economías latinoamericanas.

Esos documentos, junto con una serie de comunicados especiales, están siendo consensuados desde ayer en el Palacio de Congresos de Cádiz por altos funcionarios de 22 países de Latinoamérica, España, Portugal y Andorra.

El objetivo es que los jefes de Estado y de Gobierno puedan concentrarse en lo que interesa a todos: la ayuda mutua para generar crecimiento y empleo, y en la configuración de un nuevo orden mundial, dando más peso a los países emergentes.

La urgencia del momento obliga a huir de la retórica y aprovechar este foro de concertación política para coordinar planes de acción y renovar el vínculo de España y Portugal con Latinoamérica.

Fuentes diplomáticas dijeron que hay un ambiente “constructivo” entre las diferentes delegaciones que redactan los documentos de la cumbre y quedan pocos puntos por cerrar.

En la cumbre estarán ausentes los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez; Argentina, Cristina Fernández; y de Guatemala, Otto Pérez Molina.

En el caso de El Salvador, el presidente Mauricio Funes viajará este jueves en la noche hacia España, informaron fuentes de Casa Presidencial.

El mandatario tiene previsto llegar a Madrid el viernes al mediodía. Posteriormente, se reunirá con empresarios españoles.

Luego partirá hacia Cádiz para participar en la cumbre, detalló la fuente.