La tecnológica Dell defendió el acuerdo de $24,400 millones con el que busca dejar de cotizar en bolsa después de que uno de sus principales accionistas se opusiera el viernes a la operación por considerar que infravalora la compañía.

“La transacción ofrece una atractiva e inmediata prima para los accionistas y traslada los riesgos que afronta el negocio al grupo comprador”, respondió el tercer mayor fabricante mundial de ordenadores en un documento presentado ante la Comisión del Mercado de Valores de EUA (SEC, por su sigla en inglés).

La declaración se produce tres días después de que Southeastern Asset Management, el mayor accionista de la empresa después de su fundador, Michael Dell (quien cuenta con un 14% del capital), enviara una carta al consejo de administración afirmando que la propuesta “infravalora ampliamente” a Dell.

Southeastern, que cuenta con un 8.5% del total de las acciones comunes de la empresa, afirmó que recurrirá a “todas las opciones disponibles”, incluida una demanda, para evitar la operación.