Las selecciones de México y Brasil han avanzado hoy hasta la semifinales de un torneo olímpico masculino de fútbol de Londres 2012 del que quedará en la memoria Honduras y el heroico comportamiento de la Legión Catracha antes de caer, con las botas puestas, ante los de Mano Menezes.

Fue ejemplar la actitud de los jugadores del colombiano Luis Fernando Suárez, y especialmente del ovacionado Roger Espinoza, antes de ceder el paso a las semifinales de una Brasil rescatada por Leandro Damiao y su lección en St James Park de como debe jugar un 9.

Dos goles del delantero del Internacional de Porto Alegre y un penalti provocado por él mismo, y transformado por Neymar, ha necesitado Brasil para quitarse el susto de encima ante una Honduras que se le adelantó por dos veces y que durante el tiempo que estuvieron ambas selecciones en igualdad numérica iba ganando 0-1.

Pero Brasil es mucho Brasil en todo y la verdeamarilla consiguió salir vivo de una emboscada táctica del rival que dejó casi inertes
a sus laterales y a sus estrellas de medio campo.

Y en semifinales, la canarinha se medirá a Corea del Sur, vencedora a penaltis de una Gran Bretaña que ha consumado el fracaso europeo en una competición que ahora será un mano a mano Asia-América.

El jugador del Chelsea Daniel Sturridge ha puesto, con el único y por tanto decisivo fallo en la tanda de penaltis, una de las pocas sombras en la radiante participación británica en estos Juegos Olímpicos.

Por el otro lado del cuadro, México también ha esquivado un peligroso misil en Wembley. El de la vigorosa Senegal del goleador .

Pape Moussa Konaté, que se mantiene en lo alto de la tabla goleadora con su quinto tanto del campeonato, aunque muy amenazado por figuras de la enjundia de Leandro Damiao, que suma cuatro, y Neymar y Giovanni dos Santos, con tres cada uno.
La estrella mexicana ha marcado hoy uno de ellos, el que ha puesto por delante en una prórroga en las que los soldados de
Abdoukarime Diouf no han dejado de dispararse al pie.

Con ello, han echado por la borda una espectacular y conmovedora reacción para igualar el 2-0 con el que se había adelantado
México a la hora de uno de los mejores partidos que se han visto en el campeonato.

A los de Luis Fernando Tena les espera ahora uno de los equipos que más ha impactado en lo que va de torneo, una Japón se ha deshecho de Egipto sin apenas despeinarse.

Un gol al cuarto de hora del omnipresente Nagai, que ha resultado lesionado en la jugada, y una roja antes del descanso a Saad Samir han finiquitado un choque al que han puesto el cierre en el tramo final Toshida y Otsu.

Japón llega imbatido y pletórico por donde debía estar España a las semifinales. Pero esa lesión de Nagai y otra de otro jugador también muy importante, Higashi, ensombrecen un tanto sus opciones ante una México más que ilusionada por un oro por el momento parece que destinado a Brasil. Que no lo ha conseguido nunca, a pesar de haber llegado dos veces a la final.