Voy a ser un jugador que va a querer hacer todo lo que no pudo este año, tengo muchas metas para alcanzar, con trabajo y humildad sé que todo va a salir bien.”

accion@laprensagrafica.com.sv

El Salvador podría haber tenido un legionario más en la Major League Soccer (MLS), pero la falta de residencia permanente de Efraín Burgos júnior en Estados Unidos le impidió jugar para el Toronto FC. Durante 11 meses, el hijo de Efraín “Chirolón” Burgos estuvo a la espera del documento, que recibió la semana pasada y gracias al cual podrá ver actividad a partir de la temporada 2012, en el que espera recuperar el tiempo perdido y cumplir su sueño de llegar a la selección.

¿Qué ha sido en este 2011 de Efraín Burgos jr.?

Por no tener residencia permanente no pude estar en la plantilla de Toronto FC este año, aunque ellos siguen siendo dueños de mi ficha. Regresé al Terremotos de San José y estuve entrenando con ellos, mientras se arreglaba mi situación migratoria. La semana pasada recibí mi residencia permanente, por lo que para 2012 estoy en la plantilla de Toronto nuevamente.

¿No le frustra haber recibido su residencia hasta que la temporada ya ha llegado a su fin?

Claro que sí, pero eso es lo bonito de la vida: que las cosas no siempre pasan cuando uno las espera, pero si uno tiene paciencia, las cosas buenas siempre llegan y todo tiene su tiempo. Ahora ya es mi tiempo, ya se acabó la espera y es el principio de algo bonito.

¿Qué respuesta recibió de Toronto FC cuando supieron que no podían contar con usted hasta que tuviera su residencia?

Ellos me dieron su apoyo completamente. Era cosa de tiempo, ellos confiaban en que todo se iba a arreglar. Hablaba con el técnico (el exfutbolista holandés Aron Winter). El plan es que me una a la próxima pretemporada con el equipo en Toronto.

¿Consideraría que este 2011 ha sido un año perdido en su carrera?

Pienso que las cosas se echan a perder si uno no aprende de ellas. No fue un año en que pudiera jugar ni tener minutos, pero no lo veo como un año perdido. Son situaciones de las que uno puede aprender algo y este año fue de aprendizaje, para estar listo para encarar la nueva oportunidad que viene. Hemos hablado con mi agente que la ventana de Europa se abre en diciembre, si hay oportunidad de ir al exterior a jugar, a entrenar, la intentaremos aprovechar.

¿Qué aprendió de la espera hasta recibir su residencia?

Ha sido una oportunidad de forjar carácter, ser profesional. Al ver a mis compañeros que juegan en la liga me sentía raro. Yo sé que puedo estar ahí, sé que puedo jugar en ese nivel, fue un obstáculo, pero ya se acabó.

¿Cómo ha convivido también con el deseo de formar parte de la selección salvadoreña, a la que no ha podido llegar por la misma falta de juego?

Bueno, yo no tengo la menor duda de que tengo todas las cualidades para jugar en la selección, para estar ahí, para ayudar. El técnico tiene la razón en no llamarme si no he estado jugando partidos de 90 minutos como los otros muchachos, es entendible. Ha sido una larga espera, pero las oportunidades que se me van a dar ahora tengo que aprovecharlas.

¿Qué piensa de los casos de Arturo Álvarez y Steven Purdy, que perdieron la titularidad en sus equipos luego de ser convocados por la selección?

Bueno, no conozco mucho del caso de Steven Purdy, pero hablo con Arturo (Álvarez) a diario. Pienso que él es un jugador fuera de serie, para mí debería jugar no en la MLS, sino en Europa. Pienso que cuando los jugadores van a su selección hay otros que toman su lugar, a veces cumplen, a veces no; pero no creo que tenga que ver que pierdan su puesto en la MLS por ir a la selección nacional.

¿Ha visto los partidos de El Salvador en la eliminatoria de la CONCACAF?

No he podido verlos completos. Solo he visto los goles y el resumen, pero sí he estado pendiente de lo que pasa en la selección.

¿Qué ha sido lo más difícil de estos 11 años a la espera de recibir su residencia estadounidense?

Lo más difícil ha sido el obstáculo de no tenerla. Es muy difícil para un jugador que tenga talento –y yo sé que lo tengo porque tengo una gran fe en mí mismo– saber que puede estar jugando en una cancha pero por un documento no poder tener esa oportunidad.

¿Tiene pensado visitar El Salvador luego de 11 años?

Sí, estoy planeando visitar El Salvador a finales de este año. Primero Dios, si todo se da bien, pueda ir a ver a mi familia a El Salvador. Tengo mucho tiempo de no verlos, obviamente me gustaría estar con ellos y compartir un tiempo con ellos. Me gustaría hacerlo solo, pero si mi papá puede venir conmigo sería espectacular.

¿Qué es lo que más extraña de El Salvador?

La humildad y la simpleza de la gente. Cuando viví en el país, muchos dicen que es peligroso y de todo, pero yo viví ahí por 12 años y no tengo nada malo de vivir en el país. Me hace falta el cómo vive la gente ahí.

Ahora que todo es legal en Estados Unidos, ¿qué promete para la próxima temporada con Toronto FC?

Yo no creo en promesas, creo más en las acciones. Pero lo que puedo decir es que voy a ser un jugador que va a querer hacer todo lo que no pudo este año. Tengo muchas metas para alcanzar, con trabajo y humildad sé que todo va a salir bien.