accion@laprensagrafica.com

Apesadumbrado es una palabra que puede servir para definir muchas cosas. Una de ellas, el estado anímico de Ricardo Mena Laguán, técnico de FAS, luego que sus pupilos fueran humillado el pasado miércoles en Ahuachapán, donde fueron goleados 5-0 por el Once Municipal, con lo que se quedan estancados en la séptima casilla del torneo y todavía sin ser capaces de conseguir la primera victoria del certamen.

¿Cómo se toma la goleada ante Once Municipal?

No logro asimilarla, sinceramente. Incluso los cuatro empates me tienen un poco desagradado, aunque el accionar del equipo no lo había visto tan decepcionante. No sé si estaban pensando en el viaje. Se vino abajo el equipo, se desmoralizó. Hay tantas cuestiones que ahorita no tengo claridad. Nunca me había encontrado en una situación tan frustrante. Estamos trabajando bien y los resultados no se han dado por circunstancias claras, pero lo de ahora (miércoles) no tiene ninguna lógica. Uno sabe que Once Municipal es fuerte, que era local, pero perder así... esto es desgastante, duro. No encuentro conclusión a esto.

¿A qué circunstancias se refiere en los partidos que habían empatado previamente?

Hay resultados que no han sido favorables por razones específicas. En Gotera, con Vista Hermosa, no fue malo por ser el primer partido, y si se inicia de visita un empate no es malo. Contra Metapán, hasta ellos son conscientes de que FAS fue superior; después, con la Universidad de El Salvador, son muy buen equipo que sabe a qué juega y también se sacó un empate de visita; luego, con Marte empatamos por lo que todos saben: arbitraje, el portero golpeado, se puso Bentos (de portero), aunque futbolísticamente nosotros lo teníamos que haber definido antes. Pero ahora, viene y sucede un descalabro que uno no encuentra explicación. Pasamos una hora después del partido en el camerino, en Ahuachapán, y no hay explicación, sobre todo a la desmoralización, porque se estaba jugando bien.

¿Qué cree que incidió para la goleada?

En el momento en que mejor estábamos jugando nos cayó un gol de tiro libre, eso es decepcionante. Buscamos el empate y al final del primer tiempo cae el segundo gol. Eso desmoraliza. Siento como que un terremoto me ha pasado, es decepcionante perder un primer tiempo cuando hemos fallado oportunidades. Luego viene el tercer gol y el descontrol del equipo que está adentro de la cancha nada más porque hay que estar.

Extraña porque FAS no es una plantilla nueva, sino una experimentada...

Acuérdese de que el plantel quedó desmembrado y luego regresaron las mismas piezas. No se empezó a trabajar en conjunto, se comenzó con un grupo. De ahí se acomodaron las piezas en el transcurso del campeonato, lo que es un agravante de la situación. Aun así no íbamos mal, el accionar era bueno; quizá no excelente, pero sí bueno. Hay dificultades administrativas, pero la administración está haciendo lo que puede por sacar adelante al equipo. Mentalmente el equipo anda mal. La administración llega hasta el martes (31 de enero), que quién va a venir, que piden al equipo, que el que llegue tenga las soluciones... Y estarle limpiando la mente al jugador de todo eso es bien difícil. Uno está en la disposición, pero un marcador de esos lo desequilibra a uno.

¿Qué se maneja sobre la nueva directiva?

Todo eso repercute, crea incertidumbre, aunque eso no lo deba alejar a uno del trabajo en sí. Cuando dicen cambio de administración, uno piensa en que estará haciendo algo mal o no, es bien duro. Uno lo maneja, pero el caso de FAS es bien especial, de hace tres, cuatro temporadas que se vienen dando todas estas cosas en el equipo.

¿Esperaría que el viaje sirva para distraer y borrar la goleada más rápido?

Sí, que sea un poco de paliativo. A mí me parece que puede verse como huir un poco del ambiente que debe de haber en la afición, y el apartarse quizá sanea un poco. Ojalá que esto abone, no un poco sino bastante, para que venga algo positivo después y venga el juego contra Juventud Independiente el próximo miércoles con mejor mentalidad.

¿Cómo van a trabajar de cara a lo que resta de la primera vuelta? Porque además del Juventud le faltan Águila, Firpo y Alianza?

Hasta donde se pueda con la misma ambición, pero con más responsabilidad y la mente puesta que hay que solucionar esto a base de ganes, sin importar el equipo que esté enfrente, sino que, única y exclusivamente, basándose en la responsabilidad positiva que debe tener cada uno de los jugadores y la parte técnica.