El Salvador - Julio 29, 2015

GD Radio

El emergente es Correia

23 de Abril de 2009 a la(s) 18:0 / Christian Peñate


El técnico brasileño Eraldo Correia, quien conduce el plantel de la tercera división del equipo emplumado, dirigió ayer su primer entrenamiento como DT interino del Águila.

Correia tiene experiencia en la segunda división del fútbol nacional. Allí ha dirigido a equipos como Once Lobos, Liberal de Quelepa y al recién descendido a tercera división Fuerte San Francisco.

No es nuevo en el plantel aguilucho. Hace dos años estuvo como asistente del técnico Luis Ramírez “el Pelé” Zapata. Se ha identificado más con el balompié de la zona oriental del país.

Ayer, al conocer la decisión de la dirigencia emplumada de nombrarlo técnico del equipo mayor, el carioca externó que estaba “entusiasmado”. De inmediato se puso a pensar en FAS, rival de mañana en el Barraza.

Correia tiene claro que la situación es complicada para los aguiluchos en la búsqueda de una plaza a semifinales, pero cree que matemáticamente todavía hay opciones para pensar en una calificación a la siguiente ronda del torneo.

Como jugador

“Timbau”. Así bautizaron a Eraldo en sus tiempos de jugador profesional en la década de los ochenta. Fue parte del Santiagueño de Santiago de María. Luego tuvo un paso por FAS en la época presidencial de Armando Monedero (Q.E.P.D.).

Luego fue parte del Acajutla, donde compartió con jugadores como Carlos “el Cacho” Meléndez, Salomón Campos y otros. También jugo para ADET.

 

 

 

 

Quizá te pueda interesar

Estimados lectores

LA PRENSA GRÁFICA mantiene la disposición de dejar sus canales de comunicación abiertos para la libre expresión de nuestras audiencias sobre cualquier tema publicado en nuestras plataformas digitales. Sin embargo, hemos leído comentarios ofensivos así como discusiones bastante negativas que contradicen el sentido de la libre expresión.

Les invitamos a hacer buen uso de este espacio generando discusiones sanas y con respeto, ya que al detectar ofensas o calumnias nos vemos en la obligación de borrar los mensajes.