Las cifras. Venezuela inició 2013 con una tasa inflacionaria del 3.3% en enero. En la imagen, bolívares venezolanos

La medida que tomó el Gobierno venezolano hace tres días de devaluar el bolívar frente al dólar en 32% disparará los niveles de inflación y llevará al venezolano de más bajos recursos a gastar los ahorros en bienes duraderos, dijeron analistas consultados por Efe.

“La devaluación que tiende a corregir la sobrevaluación del bolívar tiene un efecto muy temporal porque inmediatamente siembra el germen de la destrucción”, dijo Hugo Farías, profesor de Economía y Finanzas en el Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA).

El economista señaló que “automáticamente” y en virtud de la nueva creación de moneda a la cual está asociada la devaluación, se produce una “retroalimentación de la inflación”.

Jorge Giordani, ministro de Planificación venezolano, aseguró que la medida obedecía a una necesidad del Gobierno de combatir el “brote inflacionario y especulativo”, que mantiene un control de cambio desde hace 10 años y no ajustaba su moneda desde 2011.

Pese a haber cerrado 2012 con una inflación de 20.1% (por debajo del 27.6% de 2011), Venezuela inició 2013 con una tasa inflacionaria del 3.3% en enero, más del doble del 1.5% del mismo mes del año pasado, para colocar la tasa interanual en un 22.2%.

Farías explicó que estas son “soluciones subóptimas” que no ofrecen beneficios como se comprobó hace 30 años cuando, en febrero de 1983 y durante el gobierno de Luis Herrera (1979-1984), sucedió lo mismo con el primer control cambiario que hubo en Venezuela.

El canciller de Venezuela, Elías Jaua, dijo que este tipo de acciones, como el ajuste cambiario, no son medidas aisladas, sino que están inscritas “dentro de un marco de promoción de la política de exportación”.