El jefe del Estado Mayor del Ejército libio, Yussef el Mangouch, dimitió hoy de su cargo tras los enfrentamientos ocurridos ayer en Bengasi que se saldaron con 31 muertos y un centenar de heridos.

El jefe militar presentó su dimisión ante el Parlamento, que se la aceptó, con 117 votos a favor del cese entre los 137 diputados presentes en la sesión.

La renuncia de El Mangouch tuvo lugar al día siguiente de los sucesos de Bengasi, segunda ciudad libia que está a 1.200 kilómetros al este de Trípoli y que ayer por la tarde fue escenario de choques armados después de que varias decenas de manifestantes protestaran ante la sede de una milicia armada.

Los manifestantes exigían la disolución de todas las milicias y la creación de un ejército regular y el intento de uno de ellos por entrar en el edificio desencadenó un tiroteo.

El Gobierno provisional libio decretó hoy tres días de luto, así como la apertura de una investigación y la promesa de hacer públicas las conclusiones a las que llegue.