El Ministerio de Hacienda ha pedido homologar la Ley de Zonas Francas con la Ley de Servicios Internacionales en un punto específico: gravar con el 5% del ISR los dividendos que repartan las empresas de zonas francas y DPA entre sus accionistas.

En otra de sus propuestas, Hacienda pide que la exención del 40% en el Impuesto sobre la Renta (ISR) se conceda solo durante cinco años, y una vez pasado este plazo se comience a cobrar la totalidad del tributo.

Esta propuesta difiere de la presentada por el MINEC, entidad que propone que al llegar la exención parcial del ISR al 40% se mantenga por tiempo indefinido.

En términos generales, el MINEC propone una exoneración temporal del ISR. Si la empresa acogida al régimen de zonas francas está en el Área Metropolitana de San Salvador (AMSS) no pagaría renta por 15 años, pero si está fuera del AMSS gozaría de una exoneración del 100% por 20 años.

Pasado ese plazo, a las del AMSS se les dispensaría un 60% del ISR por 10 años, y a las de fuera del AMSS este mismo porcentaje pero por un plazo de 15 años.

Vencido este período es que se aplicaría la exención del 40% mencionada anteriormente.

En el caso de los DPA, los que se ubiquen dentro del AMSS tendrán una exención del 100% del ISR por 10 años. A los de fuera, el beneficio les duraría 15 años.

En los siguientes cinco años a los que operen en San Salvador y sus alrededores se les eximiría del pago de 60%. A las que no estén en este sector se les otorgarían 10 años.