Otros dos sospechosos de haber participado en la matanza de ocho policías el pasado 13 de junio en una comunidad del oeste de Guatemala fueron capturados en las últimas horas por las fuerzas de seguridad.

El ministro guatemalteco de Gobernación, Mauricio López, dijo que las capturas se registraron en el departamento noroccidental de Huehuetenango.

Los dos detenidos han sido identificados como Donaldo Saúl Villatoro Cano y Ángel Alberto Alquijay Colom, quienes serán trasladados a la capital guatemalteca en las próximas horas.

Ambos son acusados de haber participado en la matanza de ocho policías el pasado 13 de junio en el municipio de Salcajá, Quetzaltenango.

Los hechos

Los agentes fueron sorprendidos por un grupo de hombres fuertemente armados cuando estaban de descanso en la subcomisaría, de donde secuestraron al subinspector César García, quien apareció descuartizado una semana después.

Durante la operación “Dignidad” que se inició hace poco más de una semana, las fuerzas de seguridad ya habían capturado a otras nueve personas por supuestamente estar vinculadas a la matanza. Según el ministro, el grupo formaba una estructura criminal dedicada al sicariato y al narcotráfico en el departamento de Huehuetenango y tenía nexos con el cartel mexicano de Sinaloa.

Durante los operativos las fuerzas de seguridad decomisaron 15 vehículos, cinco fusiles AK-47, 21 pistolas, tolvas y municiones de diferente calibre.

La masacre, según las primeras investigaciones, se habría perpetrado en venganza por el robo de $1.4 millones en el que estuvo implicado el subinspector César García.

López aseguró que las fuerzas de seguridad no descansarán hasta capturar a todos los miembros de la banda criminal, entre ellos su supuesto líder, Eduardo Cano, alias “Guayo”, a quien tienen cercado en una comunidad de Huehuetenango.