La incursión de capital extranjero en el sistema financiero centroamericano durante los últimos años ha contribuido a que se mantenga estable, de acuerdo al análisis que hizo la calificadora de riesgo Fitch Ratings.

En el reporte, que resume hasta el primer semestre de este año, Fitch resaltó que si bien la banca ha tenido problemas vinculados a la crisis financiera, podrá mantenerse firme en el largo plazo.

“La estabilidad financiera de la región continuará favoreciéndose del hecho que un número relevante de bancos son propiedad de entidades internacionales con la capacidad y disposición de proveer soporte financiero y operativo”, sostuvo Fitch.

Esto no significa que las entidades financieras permanecerán inmunes si se continúan incrementando los usuarios endeudados y otros indicadores de la calidad de recursos del banco. Lo importante, según subraya la calificadora, es que el banco se mantenga autosostenible.

De hecho, en las calificaciones a mediano y largo plazo, los bancos mejor evaluados son de capital internacional (ver recuadro). Resaltan Citibank, bancos suramericanos y otros de propiedad en otros continentes.

Solo en El Salvador, Banco Agrícola (propiedad de Bancolombia) y Citibank son dos de las instituciones mejor evaluadas.

Por este motivo, Fitch prevé que los estándares para medir el riesgo tenderán a uniformarse para la región.