Hortalizas. Productos de alto consumo, como los tomates y güisquiles, han bajado de precio durante enero de este año.

“Estamos en un proceso similar, aunque esto no se puede confirmar al que se vivió en 2007 y 2008, cuando se registraron crecimientos importantes de los bienes alimenticios.”
Miguel Corleto
director DIGESTYC
$18.89
incrementó la CBA del área urbana de enero a diciembre de 2010.
$16.90
es el alza que experimentó la CBA de la zona rural durante 2010.
2011 inicia con alzas
En el primer mes de 2011 ya se experimentan diversos incrementos en productos como maíz, maicillo, harinas y frijol rojo.
El quintal de maíz se cotizó al inicio del año con un valor de $18.50, un incremento de $2 con respecto al cierre de diciembre de 2010, que se encontraba en $16. Incuso para la segunda semana de enero llegó a $20 el quintal. Hasta ayer su valor máximo en San Salvador era de $19, según el informe diario de precios del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).
El quintal de sorgo cerró 2010 con un valor de $14.50 el quintal. Inició 2011 con un valor máximo de $16 y por el momento se encuentra a precio máximo de $16.50.
Las materias primas para elaborar pan también iniciaron con precios altos. Por ejemplo, la bolsa de harina alternativa (de 50 libras) inició con un costo de $19, ya que durante 2010 experimentó un incremento de $4.65 (32%).
A inicios de año, el quintal de frijol de seda se cotizaba hasta en $112. Esta semana ya registra un aumento de $2, a $114 el quintal.

economia

Los alimentos han sido la presión más fuerte para el bolsillo de los consumidores. Los granos básicos se mantienen con precios más elevados que los acostumbrados hace nueve años, cuando la canasta básica alimentaria urbana (CBA) se cotizaba en $128.40, a diciembre 2001, según el registro más antiguo de la Dirección General de Estadísticas y Censos (DIGESTYC).

Asimismo, el precio de la CBA, considerada una medición de los niveles de pobreza, subió de $164.64 en diciembre 2009 a $184.94 el mismo mes de 2010, es decir, un incremento del 12.13% en un año. El alza también superó el costo más alto que tuvo la canasta en siete años, cuando llegó a $180.21 en julio 2008 y momento en que el país intentaba sobrevivir a la crisis económica internacional.

“Estamos en un proceso similar –aunque esto no se puede confirmar– al que se vivió en 2007 y 2008, cuando se registraron crecimientos importantes de los bienes alimenticios”, dijo Miguel Corleto, titular de la DIGESTYC, donde se lleva el control de precios al consumidor.

Motivos de las alzas

En el caso de El Salvador, la dependencia de otros países para satisfacer la oferta –por su escasa producción– y los daños del clima mantienen el maíz y el frijol con alzas. Desde que comenzó a incrementar en septiembre 2010 a más de $0.80, el frijol se ha mantenido en una banda de $0.90 a $1.25 la libra, el precio más reciente en el mercado Central de San Salvador. El principal motivo del alza, sobre el que coinciden los comerciantes, es que la cosecha fue mala entre 2009 y 2010, lo que terminó de profundizar la dependencia del país de proveedores como Nicaragua y Honduras, porque se habría perdido alrededor del 30% de la cosecha.

Los vecinos centroamericanos también tienen problemas de cosecha, porque las variaciones del clima los afectó parejo. El costo del frijol en 2007 y antes de la crisis alimentaria en 2008 fue de $0.60 a $0.70. Lejos de irse ajustando, los precios se duplicaron.

En el caso del maíz, los $0.20 por libra, que cuesta actualmente, se consideraban altos antes de 2007, cuando oscilaba entre $0.12 y $0.15. El maíz fue golpeado dos veces: en la prolongada sequía de 2009 y las lluvias intensas de 2010.

Las variaciones en los costos de 2010 se debe, según Corleto, a que en el segundo semestre del año pasado empezaron a percibir señales importantes de alzas en los precios de los alimentos, a raíz de la reducción de productos de cereales y verduras ocasionados por la anormalidad climática que se experimentó a escala internacional y produjeron sequías e intensas lluvias (“El Niño” y “La Niña”, respectivamente, tal cual se bautiza a estos fenómenos).

El Ministerio de Agricultura y Ganadería todavía no presenta un consolidado de producción y área de siembra nacional, a pesar que este periódico los ha solicitado desde hace semanas.

Contagio del exterior

El maíz tiene una competencia directa con los precios internacionales, de mercados extranjeros, porque son productos que también se comercializan localmente. En Chicago (EUA), el maíz amarillo o dulce se mantiene a más de $6.50 por bushel (aproximadamente medio quintal), que son precios más altos que el promedio de 2009 y similares a 2008. Chicago es el mercado de referencia para estos insumos alimenticios, como en el caso del mercado latinoamericano.

Luego, al hablar del trigo, estos últimos meses también han mostrado inestabilidad y fuertes alzas. En la sesión de cotizaciones de ayer, siempre en la plaza estadounidense, el medio quintal de este cereal cerró en $8.35, un precio que no se observaba desde agosto del año pasado y que equivale a $0.10 de incremento.

Los panificadores enfrentan una situación complicada, porque la levadura y los productos hechos con grasa (como la manteca) están incrementando de precio, sin dar tregua, desde 2008.

El costo del saco de 50 libras de harina, que usan los pequeños panificadores, está casi en $20, para un promedio anterior de $15.