Existen muy buenas razones por las que muchos consumidores cambian el uso de efectivo por las tarjetas de crédito. Las tarjetas son una opción mucho más segura de llevar consigo grandes sumas de efectivo y son útiles ante situaciones de emergencia.

Además, ofrecen mayor comodidad, flexibilidad y pueden servir como referencia de crédito. También brindan la oportunidad de que, si se paga el saldo de contado, se goza de un período de financiamiento sin costo, así como de ofertas y precios especiales en productos o servicios.

 

Las tarjetas de crédito son prácticas, fáciles de usar y ampliamente aceptadas. Adicionalmente, muchas tarjetas de crédito ofrecen recompensas tales como millas, descuentos especiales al realizar sus compras o reembolso en efectivo (“cash back”) a cambio de optar por su uso. La tarjeta de crédito es, al final, un instrumento financiero muy útil, ya que es una línea de crédito disponible de forma inmediata y permite tener liquidez en momentos de emergencia o en gastos imprevistos. Sin embargo, es importante hacer un uso adecuado y responsable, ya que de lo contrario puede hacer gastar más de lo necesario.

 

Para sacar el mayor beneficio de una tarjeta de crédito, debe buscar una que se ajuste a su estilo de vida y sus necesidades, ya sea por sus condiciones de precio, sus beneficios o valores agregados, plazos de financiamiento y otros.

Por ejemplo, Scotiabank El Salvador ofrece la Tarjeta Scotiabank Light, con la cual puede obtener un ahorro significativo en el pago de intereses dependiendo de su récord crediticio. La Tarjeta Scotiabank Light brinda el balance ideal para los usuarios de las tarjetas de crédito que buscan una mejor tasa de interés, lo que les permite realizar pagos más bajos y, a la vez, ahorrar al utilizar dinero plástico. Además, es una excelente opción para las personas que desean consolidar todos los saldos de sus tarjetas de crédito o deudas comerciales en una sola.

Entre los beneficios del traslado de los saldos hacia la tarjeta Light, los clientes pueden gozar de tasas de interés desde el 16.90% y 0% comisión por dicho traslado.

Para acceder a este beneficio, el cliente solo debe solicitar su Tarjeta Scotiabank Light, y una vez aprobada podrá realizar el traslado de saldos de otras tarjetas o de cuentas comerciales, presentando los estados de cuenta donde se detallen los saldos. El saldo transferido forma parte del límite de la tarjeta de crédito.

Rodrigo Dada, director regional de Productos de Scotiabank, señaló que esta es una opción que ofrece el Grupo Financiero para incentivar a los clientes a fin de que cuenten con una tarjeta que les dé mayor tranquilidad en su manejo, y que sea un medio para llevar a cabo sus operaciones diarias de la forma más segura y con una menor tasa.

 

 

Lo más importante a tomar en cuenta es que si una tarjeta de crédito se utiliza de forma inteligente, puede convertirse en una gran aliada, por lo que los siguientes consejos pueden ser de mucha utilidad:

 

• Pagar su cuota mensual en la fecha indicada para mantener su cuenta al día y no generar mayores intereses.

• Llevar buen control de las compras para no exceder el límite de crédito que le ha sido otorgado y no comprometer su capacidad de pago.