Informe. El presidente del BCR, Carlos Acevedo, presentó ayer un informe a la Asamblea Legislativa en donde habló sobre las pláticas que se tuvo la semana pasada con el FMI.

“Si El Salvador tuviera una necesidad de liquidez por una emergencia del sistema financiero... no podría accederse a los fondos.”
Carlos Acevedo
presidente del BCR
Observaciones del FMI
Se han enumerado algunos factores que complican las finanzas del país.
El fondo ha llamado la atención sobre la recaudación de impuestos como una de las soluciones que se deben adoptar para disminuir la brecha entre ingresos y gastos.
Además, ha sido enfático en que el país debe de ordenar cómo gasta sus recursos. En este sentido, su insistencia ha estado en la focalización de los subsidios.
El organismo multilateral ha sostenido en reiteradas ocasiones que el Estado salvadoreño debe priorizar el crecimiento económico, la inversión social, un plan fiscal a largo plazo para que la deuda sea sostenible y también la solidez del sistema financiero.

economia

El Salvador perdió temporalmente el derecho a recibir un préstamo de emergencia por parte del Fondo Monetario Internacional (FMI), según confirmó un titular del Gabinete Económico.

Carlos Acevedo, presidente del Banco Central de Reserva (BCR), explicó que en una reunión con el FMI en Washington la semana pasada, se les informó que el país no podrá acudir a los $750 millones que se habían aprobado como préstamo precautorio (SBA) durante un tiempo indefinido.

“Si El Salvador tuviera una necesidad de liquidez por una emergencia del sistema financiero... no podría accederse a los fondos”, afirmó el titular del BCR.

El motivo es que no se cumplieron las metas de gasto público, sino que se sobrepasaron. El equilibrio de las finanzas públicas era uno de los requisitos para mantener por tres años el SBA.

“No se puede acceder a los recursos, pero no es que el acuerdo esté roto”, dijo Acevedo. Estaría roto de manera definitiva si así lo decide el directorio del fondo. “Está como ‘switch-off’, está apagado”, aclaró.

Reunión en EUA

En Washington, el gabinete Económico discutió con los representantes del FMI diferentes maneras de ahorrar en el gasto público, para compensar el incumplimiento de 2011.

Esta propuesta servirá para “dispensar” o dar una nueva oportunidad. “Así como están las metas fiscales, es muy difícil que puedan ir al directorio y pedir una dispensa del incumplimiento”, explicó el presidente del BCR.

El Gobierno cerró con un saldo de $906 millones de déficit, es decir, que los gastos superaron por más de $900 millones a los ingresos al cierre de 2011. Son $200 millones más de lo previsto.

“Se acordó que se iba a buscar la manera de armar un plan de contención del gasto o del ajuste necesario”, dijo Acevedo, aunque sí adelantaron algunas de las ideas que están en análisis.

“Se discutió un poco el tema de los subsidios”, explicó, porque representan importantes cargas para la disponibilidad de efectivo del Gobierno y solo en 2011 absorbieron casi $400 millones. “No hubo más detalles sobre contención de otro gasto corriente que no fuera subsidio”, dijo también el funcionario, porque como gasto corriente se incluyen salarios, viajes y viáticos, compra de vehículos, combustible y otros servicios.

La primera acción que deberán tomar junto a los representantes del FMI es elaborar una nueva agenda de cumplimiento que sea más flexible frente a las dificultades del fisco. “Básicamente sería renegociar el programa de cumplimiento de las metas para llevarlo al directorio”, comentó también Acevedo.

El directorio del fondo no ha dado una fecha para contestar.

El Salvador firmó un segundo acuerdo precautorio con el FMI por 36 meses en marzo de 2010, por un monto de $785 millones (equivalente a 300% de la cuota del país en el fondo) y este sustituyó a otro que se firmó en enero de 2009, que estuvo vigente durante 15 meses.