Mientras la deuda pública crece la calidad crediticia de El Salvador disminuye, según la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (FUSADES), que este día presentó el informe de coyuntura económica, referente al primer trimestre de 2012.

Hasta marzo de 2012, la deuda pública de El Salvador llegó a $13,232.8 millones, lo que incrementa las tasas de intereses para la colocación de Letes, superando hasta 4% en su última emisión.

Ante este escenario, Fusades considera urgente un ordenamiento de las Finanzas Públicas para mejorar los niveles de inversión nacionales, entre ellos, focalizar los subsidios, que hasta el momento benefician a la “población que no es pobre”, según la organización.

Los subsidios de gas, electricidad y transporte generaron al Gobierno un gasto de $341 millones en 2011, desviando fondos que podrían ser utilizados para invertir en mejoras de salud y otras necesidades sociales, con e fin de proteger a los sectores con necesidades de atención.

Asimismo, Fusades determinó su preocupación por el bajo crecimiento de las exportaciones, que durante el primer trimestre, reflejaron una alza de 0.6%, cuando la tendencia era entre 17% y 20%.

Parte de la bajas exportaciones son los la caída de la producción de café, según los expertos.

Sin embargo, no todo es negativo en el ambiente económico, ya que en el primer trimestre de 2012 se incrementó el ingreso de remesas a El Salvador, incluso superando al mismo período de 2011.

En total se recibieron $81 millones de dólares en remesas, reflejando un alza del 10%.

Fusades advirtió que este año a nivel mundial la economía mundial no crecerá, como lo hizo en 2010 y 2011, debido a las fragilidades fiscales y financieras de países desarrollados, Estados Unidos y la zona europea.