El Ministerio de Hacienda presentará hoy el proyecto del presupuesto general de la nación. El documento fue aprobado el lunes por el consejo de ministros, y establece asignaciones por un total de $3,700 millones, similar al presupuesto para este año.

Hacienda estableció, desde un principio, que las apretadas finanzas públicas no daban espacio para aumentos presupuestarios, y dio directrices a las diferentes carteras para mantenerse dentro de los techos que les fueron aprobados para este año.

Dichas directrices están contenidas en la política presupuestaria 2010, publicada en junio por Hacienda.

La novedad, sin embargo, es que se incluirá un presupuesto extraordinario de inversión pública, por unos $450 millones, según confirmó el secretario técnico de la Presidencia, Alex Segovia. El ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, explicó que este monto se destinará exclusivamente a inversión social.

 

La Unidad de Análisis y Seguimiento Presupuestario (UASP), de la Asamblea Legislativa, indica que el presupuesto 2009 totaliza los $3,700,011 millones (ver detalle en gráfica).

“El presupuesto estará presentado de acuerdo con la ley. Será un presupuesto más o menos similar al que se realizó este año”, expresó Cáceres.

Estas limitaciones en el gasto público están fuertemente vinculadas con la crisis económica. En primer lugar, el Gobierno espera una recaudación tributaria que deje $400 millones menos de lo esperado para 2009, por lo que difícilmente se puede financiar presupuesto mayor.

Esta estrechez de recursos provocó, a principios de año, que entre deudas a proveedores, salarios, subsidios y otras salidas de dinero, el Estado tuviera serios apuros de caja chica.

En este sentido, el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador, Jorge Daboub, señaló que es lógico que el plan de gastos para el ejercicio 2010 no tenga incrementos significativos, pues en un año de crisis económica y con notables problemas de financiamiento es lógico ser cautelosos y modestos con el manejo de las finanzas del Estado.

“Es obvio que la economía del país no ha funcionado bien, es comprensible que no se piense en incrementos sustanciales, pero sí es importante velar porque se asigne los recursos en áreas claves del país (seguridad, educación y salud) y que exista responsabilidad en el financiamiento del mismo presupuesto”, sostuvo.

 

Sin más FODES

Segovia aclaró, además, que no habrá incrementos en la transferencia del gobierno central a las alcaldías a través del FODES, pero que tampoco verán una reducción. “El Gobierno está haciendo un gran esfuerzo para ver cómo se les hace llegar más recursos a los municipios y en el presupuesto va una cantidad, en términos absolutos, igual que la del presupuesto anterior”, recalcó el funcionario.

 

Segovia recuerda que la asignación FODES del 7% de los ingresos corrientes del Estado significaría para 2010 una reducción en la cifra, debido a que hay menos ingresos para el próximo año fiscal. “Teóricamente debería ser menos, pero quitarle en términos absolutos les va afectar, lo que ha hecho el Gobierno es dar la misma cantidad y se busca un mecanismo que permita crear un fondo con esfuerzos externos para que las municipalidades puedan tener más ingresos”, agregó.

 

La aprobación del presupuesto queda, ahora, en manos de los diputados. Se prevé que los legisladores reciban el documento hoy, a las 11 de la mañana.

Los legisladores deberán entonces debatir y someter a votación el proyecto, para que este pueda entrar en vigencia al inicio del período fiscal 2010.