Luego de dos años de trabajo de nueve investigadores y de una institución comprometida con conocer las raíces de su “deber ser”, resultó una obra que recopila la historia de los monopolios en El Salvador desde la época colonial (1524) a la contemporánea (2008).

 

 

El libro “Los estancos, las prácticas monopólicas y las rentas del Estado en El Salvador”, ilustra casi 500 años en un trabajo de investigación histórica, económica y social. Esta iniciativa de la Superintendencia de Competencia (SC), nace con el fin de difundir la evolución de la competencia en el país y de promover a partir de ésta, la eliminación de prácticas anticompetitivas en el mercado.

 

 

Los estancos o monopolios eran industrias cuya producción y comercialización estaban prohibidas a particulares, solamente reservada a la Corona (Gobierno), quien podía emprenderlas directamente o ceder el derecho de realizarlas a un particular.

 

Entre los estancos o monopolios estatales más importantes de la historia se encontraban: la chicha, el tabaco, el papel sellado, la sal, los naipes, el azogue o mercurio, la pólvora y el aguardiente (el más importante debido a sus ingresos fiscales). El interés por estancar algunas actividades económicas se debía a la necesidad de obtener ingresos significativos para financiar guerras y en la época de la República, gastos ordinarios, de infraestructura y salarios, en algunos casos.

 

En este libro, puede observarse cómo la introducción de la figura del consumidor marcó una nueva era y es uno de los avances más importantes en 500 años de historia económica del país, en materia de estancos y monopolios.

 

Pensadores innovadores y objetivos de nuestro país como el Dr. David Escobar Galindo y el padre José María Tojeira plasmaron palabras introductorias al libro, expresando su admiración a la iniciativa; pero al mismo tiempo, haciendo énfasis en que el campo económico necesita más investigación para conocer nuestras raíces y potenciar lo positivo de la historia y sobre todo, evitar repetir lo negativo. Esta constante investigación es responsabilidad del Estado, de la empresa privada, de la Academia, de todos.

 

 

En este libro encontrarán lo que buscan para enriquecer sus percepciones como ciudadanos responsables, todos aquellos lectores que se interesan por conocer la historia salvadoreña y aquéllos que creen en la competencia.

 

 

La SC produjo una primera edición de 1,300 ejemplares de este libro, la cual forma parte de la “Biblioteca de Historia Salvadoreña” como volumen N.º 20 y fue donada en su totalidad a CONCULTURA, quien actualmente los comercializa a través de sus diferentes puntos de distribución. En la página Web de la SC puede ver más información al respecto; www.sc.gob.sv.