CAFTA es un vehículo. Los países miembros ponen reglas claras, que no cambian, para nuestra relación comercial.”
Mitchell Ferguson
consejero económico
Hay un vínculo con el mercado creciente de la comunidad salvadoreña en EUA, que crece en número y en poder económico.”
Robert Blau
encargado de Negocios
Hace cuatro años había muchas creencias, que para las pymes iba a ser imposible competir con CAFTA. Eso en un mito.”
Lawrence Rubey
USAID
El Salvador ha logrado reducir el tiempo que toma liberar algo de aduanas, son cosas que los hacen más competitivos.”
Michael McGee
consejero comercial para C.A.

El Salvador fue, hace cuatro años, el primer país en echar a andar el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y Estados Unidos (CAFTA, por sus siglas en inglés). Sin embargo, cuatro años son aún un periodo corto para evaluar los resultados del acuerdo, aseguraron representantes del Gobierno estadounidense durante un foro celebrado por LA PRENSA GRÁFICA, a propósito del cuarto año del CAFTA.

Mitchell Ferguson, consejero para Asuntos Económicos en la Embajada de Estados Unidos en el país; Robert Blau, encargado de Negocios; Lawrence Rubey, director de la Oficina de Crecimiento Económico de USAID; y Michael McGee, consejero comercial para Centroamérica, coincidieron en que el CAFTA es una herramienta y que su aprovechamiento depende en gran medida de varias condiciones, algunas de las cuales aún constituyen tareas pendientes.

Robert Blau comenzó su intervención asegurando que el CAFTA ha tenido un efecto multiplicador: empresas que por primera vez exportan a Estados Unidos y que compran sus materias primas a otros productores más pequeños en el país.

“Hace cuatro años había muchas creencias, que para las pequeñas y medianas empresas iba a ser imposible competir. Eso en un mito, hemos visto muchos ejemplos de éxito que ya están exportando y han tenido éxito en los mercados en Estados Unidos”, agrega Rubey.

Los productos no tradicionales son, en su opinión, el mejor ejemplo de los resultados de CAFTA: la exportación de estos productos ha crecido arriba del 10% anual, desde la entrada en vigor de este tratado, que prácticamente eliminó los aranceles para un 80% de la oferta exportable centroamericana.

Ferguson asegura, aún así, que cuatro años es poco tiempo para evaluar los resultados del tratado. La crisis económica mundial constituyó una prueba de fuego para el acuerdo. A consecuencia de la misma, en 2009 el comercio entre El Salvador y Estados Unidos cayó un 20% en ambas direcciones. “Pero una de las cosas que hemos notado es que con CAFTA la caída no ha sido tan grave, ha sido un amortiguador”, aseguró el experto.

McGee recuerda que, desde la entrada en efecto de CAFTA, unas 125 empresas estadounidenses se han instalado en El Salvador. “Estas han creado 18,000 empleos directos y más de 35,000 indirectos”, dice.

 

Un vehículo

¿Qué nos ha traído el CAFTA? En opinión de Ferguson, lo principal son reglas claras, un marco de certeza jurídica que propicia el crecimiento del comercio y la generación de inversión, ya que son reglas que no van a cambiar.

 

“El éxito del CAFTA depende casi al 100% de las ideas de los emprendedores... el CAFTA no es un fin, es un vehículo, una herramienta”, señala.

 

Rubey cree que los productos nostálgicos fueron apenas el primer paso. “Estamos encontrando ahora otros productos, como los de belleza, productos para el hogar”, ejemplifica.

 

 

Por su parte, Blau destaca que las oportunidades se multiplican debido a que hay un vínculo comercial con el mercado creciente de la comunidad salvadoreña en EUA, “que no solo crece en número, sino en poder económico”.

 

 

 

La agenda pendiente de la implementación del tratado incluye, en opinión de ellos, aspectos como la mejora de las aduanas, la agilización del flujo del comercio y el cumplimiento de compromisos adquiridos con la firma del acuerdo, como la protección de la propiedad intelectual.

 

 

“Una aduana que funciona es una ventaja competitiva para las empresas, hemos visto avances y creemos que vamos por la vía correcta”, asegura Ferguson.

McGee compara el proceso con una carrera de maratón. “No es algo de corto plazo, podemos ver avances: el tiempo que toma para organizar una empresa aquí pasó de meses a menos de un mes, eso es muy significativo para los inversores”, concluye.

Principales retos y desafíos que tiene por delante el CAFTA

<div> <object classid="clsid:d27cdb6e-ae6d-11cf-96b8-444553540000" codebase="http://download.macromedia.com/pub/shockwave/cabs/flash/swflash.cab#version=6,0,40,0" width="240" height="192"><param name="allowfullscreen" value="true" /><param name="allowscriptaccess" value="always" /><param name="height" value="192" /><param name="width" value="240" /><param name="src" value="http://www.youtube.com/p/B9335104AF48440F&hl=en_GB&fs=1" /><embed type="application/x-shockwave-flash" allowfullscreen="true" allowscriptaccess="always" height="192" width="240" src="http://www.youtube.com/p/B9335104AF48440F&hl=en_GB&fs=1"></embed></object></div>

Resultados de un acuerdo controvertido

La firma y posterior puesta en marcha del CAFTA estuvo rodeada de críticas y oposición. A cuatro años de estar en vigencia, los gobiernos de EUA y El Salvador insisten en sus bondades y resultados, más que en sus posibles desventajas.

Reglas claras al comercio

¿Qué es el CAFTA?El Tratado de Libre Comercio para República Dominicana y Centroamérica (CAFTA) es uno en una serie de convenios en los que Estados Unidos ha entrado con sus vecinos del hemisferio occidental.

Los socios principales

Comercio en C.A.Estados Unidos ha sido el mayor socio de comercio de cada uno de los países en el convenio: Costa Rica, República Dominicana, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua. C.A. lo es de sí misma.

Balance de inversión

Nuevos empleos Según las cifras oficiales, tras la vigencia del CAFTA se han instalado 125 empresas estadounidenses en El Salvador. Estas han generado unos 18,000 empleos directos y más de 35,000 empleos indirectos.

Aumento del comercio

No tradicionalesLa exportación de productos no tradicionales, principalmente del sector de alimentos, constituye uno de los principales ejemplos de éxito del CAFTA: la exportación de estos ha crecido un 84% desde que arrancó el tratado.