Votantes. Un total de 26 millones de personas, que suponen un poco más de la mitad del electorado, fueron convocadas a votar. Una ciudadana egipcia que acudió a las urnas mancha un dedo con tinta luego de emitir su voto.

Votaciones
Los egipcios en el extranjero, que comenzaron a votar la nueva Constitución desde el pasado miércoles, también pudieron hacerlo ayer hasta las 18:00 GMT.
Los colegios electorales abrieron ayer a las 08:00 hora local (06:00 GMT) para dar inicio al referéndum sobre la nueva Constitución egipcia.

La primera de las dos jornadas del referendo se celebró en las provincias de El Cairo, Alejandría, Dakahliya, Garbiya, Sharquiya, Asiut, Sohag, Asuán, el norte y el sur del Sinaí.

Un total de 26 millones de personas, que suponen un poco más de la mitad del electorado, fueron llamadas a votar.

El presidente egipcio, Mohamed Mursi, ejerció su derecho al voto a primera hora de la mañana en una escuela del acomodado barrio de Masr Guedida, en el este de El Cairo.

Egipto acudió dividido a la votación de la nueva Carta Magna, promovida por los islamistas frente al rechazo de la oposición laica, que critica la falta de consenso en la redacción del texto.

El plebiscito fue dividido en dos fases, la segunda de las cuales se desarrollará el próximo 22 de diciembre, debido a la escasez de jueces, puesto que una parte de ellos ha boicoteado la cita en protesta contra las últimas decisiones de Mursi.

Los Hermanos Musulmanes y los salafistas han llevado a cabo un concienzudo trabajo de base en las semanas previas para convencer a la población de que el referéndum es el punto de partida para el despegue económico de Egipto.

La oposición, que pese a unirse en contra de Mursi sigue manteniendo grandes diferencias, no decidió hasta el último momento si boicotear la convocatoria o pedir el “no”, como hicieron finalmente.

La vigilancia y la seguridad del referendo fueron de nuevo puestas en manos del Ejército y la Policía, como en todas las citas electorales hasta el momento, aunque algunas voces en la oposición han alertado ante la posibilidad de estallidos de violencia.

Al menos 10 personas resultaron heridas el viernes en choques entre partidarios y detractores del presidente en la ciudad mediterránea de Alejandría, mientras que se registraron manifestaciones a favor y en contra de la Constitución en el país.