En el afán de cumplir con el propósito, la gran mayoría de veces se adentran a una aventura que puede resultar más frustrante que beneficiosa puesto que lo hacen sin una asesoría física y con la creencia de que la condición física es una condición de adaptación y mejoría ilimitada que cada vez irá en incremento. Lamento decirles, pero a la vez de poderles guiar que la condición física no tiene ese comportamiento, si usted cree que tiene ese comportamiento, pregúntese por qué a veces cuando corre la misma distancia cada vez siente más dificultad para cumplir con el tiempo y la intensidad habitual. La respuesta es sencilla: no están cumpliendo con las condicionantes de recuperación fisiológica que la condición física requiere como son: el incremento del volumen de entrenamiento por cierta etapa, seguida del incremento de la intensidad por una etapa menor, la puesta a punto, que es cuando usted desarrolla su máximo potencial, y finalmente una etapa transitoria en donde usted deberá perder la condición física alcanzada.

Realizar una actividad física de gran fondo como las mencionadas anteriormente requiere de un gran número de cambios físicos, que una vez logrados no pueden ni deben descuidarse. Entre estos cambios puedo mencionar dos tipos de adaptaciones: aguda y crónica. La aguda es cuando se presentan cambios físicos luego del trascurso de iniciado el ejercicio, y estos podrían ser:

• Aumento de la frecuencia cardíaca, estabilización de la presión arterial y transporte de oxígeno, etc.

• El agotamiento de los hidratos de carbono, lo cual induce a una gran carga al sistema nervioso central y es donde su cuerpo inicia el metabolismo aeróbico tomando las grasas como fuente de energía. Se siente lo que se conoce como el segundo aire.

• Saturación de O2 en la sangre posterior a la carrera. Es decir que llena su sangre de oxígeno al recuperarse de una carrera y es repartida a todos los tejidos del cuerpo.

• Gran capacidad de adaptación a la hipoxemia, es decir, sobrevivir con déficit de oxígeno al momento de realizar la actividad física.

La adaptación crónica es la que se produce luego de la acumulación de distintas adaptaciones agudas:

• Hipertrofia cardíaca, es decir, un aumento funcional del tamaño del corazón.

• Disminución del peso y de grasa corporal.

• Prevalencia en el desarrollo de fibras musculares tipo I que promueven una gran resistencia.

• Se desarrolla una particularidad de utilizar los ácidos grasos como fuentes de energía.

• Un lento nivel de recuperación. Acá es donde usted debe tener cuidado. Luego de una actividad de esta naturaleza, usted necesitará al menos de 10 días para iniciar totalmente su recuperación.

Entre los cambios fisiológicos de los cuales usted deberá recuperarse luego de una actividad de gran kilometraje están: alteraciones en los músculos principales involucrados en cuanto a lisis en las miofibrillas, ganglios contracturados, hinchazón en las mitocondrias, rupturas del sarcolema, necrosis celular, entre otras.

Recomendaciones finales: 1) Entrene por ciclos, no crea que la condición física se adapta de forma ilimitada, a veces la única forma de ganarla es perdiéndola, 2) si logra la condición física para un maratón u otra de estas actividades, que no sea el fin último de su vida, y luego suelta todo su habito de entreno después de haber sido un carro de lujo que usa gasolina especial se convertirá en una carcacha que usa diésel.